[Test Drive] Kia Rio5 2012, símbolo de la metamorfosis

diciembre 08, 2011 por - 32 comentarios

Kia Rio5, el que rie al último rie mejor.

Te ha sucedido a ti, a mí y a muchas personas. Conocemos a alguien en su etapa temprana de la vida y es una persona totalmente distinta 15 años después. Es lo que siente la tía lejana al ver a su sobrino tan grande después de mucho tiempo, o cuando te encuentras con una ex-polola de mucho tiempo y te das cuenta que el tiempo le ha hecho bien, o como cuando los Pokemones en la tele evolucionaban en algo mucho más notable, o la historia del “Patito Feo”, etc.

Todas estas historias por estúpidas, simbólicas, inapropiadas o no para un blog especialista en el medio tuerca, son la mejor manera que tenemos de explicar el caso que tenemos aquí. Si alguien nos hubiese dicho hace unos buenos años atrás que este iba a ser el Kia Rio de 3ra generación, muchos (y me incluyo) estaríamos aun en el suelo convulsionando de la risa. Sin embargo, los tiempos cambian y nosotros no tenemos muchas palabras para describir la radical transformación que ha tenido Kia.

El Rio5 es el símbolo de la metamorfosis de una marca que se está comiendo el mundo, que los pillo a todos mal parados y que como dice el dicho, se rió al último y bien fuerte. Nosotros lo tuvimos la semana pasada y pudimos examinarlo con más detalle, aunque tenemos más que claro que por este Rio ha pasado harta agua.

Imagen solida y proporcionada, llena de caracter.

Le encontramos el punto flaco a Peter Schreyer

Bueno, el diseño es sencillamente lo que más salta a la vista. Es un diseño muy balanceado, muy limpio y proporcionado, que se dobla y pliega en las partes precisas. Por ejemplo la cuña que se forma en los costados del auto, resalta el frontal, le da tono a los pasos de rueda traseros y acentúa la forma aerodinámica del auto. El portón no tiene espacio para la patente, algo que nos gusta, ya que la patente siempre será “el parásito obligado” dentro del diseño de un auto y debe ser relegado a lugares con menos presencia. Las ventanas traseras sin divisor y el pilar C grueso le confieren mucha solidez y limpieza al diseño, dándole una imagen muy “alemana” al Kia. Los grupos ópticos, son algo grandes, pero están bien trabajados para que no se vean “poco contundentes”.

Eso sí, el hermoso diseño del Rio5 tiene un defecto, que lo comparte con el Kia Morning, que es la nefasta visibilidad posterior, la que a ratos incluso puede ser peligrosa. El medallón trasero es muy pequeño y los pilares C muy cortos. Peter, te encargamos ese desafío.

Interior de buena factura y controles de fácil uso. Sorprenden los botones en relieve de la radio, el hermoso acabado de las perillas del climatizador y el gatillo de la reversa en el pomo.

En el interior del Rio5 lo primero que destaca es el exquisito acabado de los controles del sistema de climatización. Es sencillamente lo mejor que hemos visto para un auto de este segmento y llama mucho la atención la disposición de sus botones sobre el plástico brillante. Otro detalle muy interesante es el gatillo de la reversa en el pomo de la palanca de cambio, una vuelta de tuerca muy efectiva al ya conocido “anillo” que emplean muchos autos. La ergonomía es casi japonesa, de hecho, por algún extraño motivo el interior parece citar formas que bien podrían quedar bastante bien en un Honda, pero de los noventeros. Algo que también se nos presentó en el Morning fue la falta del lector de CD en la radio, pero si tú eres de los que cree que un pendrive es mucho más practico que un disco, no lo vas a extrañar.

¿Que no nos gustó? El sonido de la radio (pensando en el target, que por lo general busca una buena radio), el cual mejora con los dispositivos auxiliares, pero que a la hora de poner una emisora, simplemente decepciona y los paneles de las puertas demasiado plásticos. Ah y comandos al volante, algo que ya la mayoría de los autos incluyen.

La habitabilidad es bastante cómodo tanto en las plazas delanteras como en las traseras, donde un tercero podría quedar ligeramente apretado. En cuanto al espacio interior, el maletero es muy bueno comparado con otros rivales como el Suzuki Swift. Aquí si se pueden cargar cosas y de manera cómoda. Lo mismo sucede en el interior donde hay prácticos lugares donde poner monedas, botellas, entre otros.

Motor Gamma 1.4 16v DOHC CVVT. Una unidad de prestaciones tranquilas.

La unidad que impulsa al Rio5 es de la serie Gamma, consistiendo en un bloque de aluminio de 4 cilindros y 16 válvulas con 106 caballos de fuerza, acoplado a una transmisión manual de 6 velocidades. El rendimiento es adecuado sin ser brillante. El Rio pareciese que se inclina más por un manejo suave que por una conducción algo más agitada y esto se nota en como esta tuneada la suspensión y los frenos. Un detalle que va en el tono es que el auto es excepcionalmente silencioso y solo cuando vas alto de vueltas comienza a sentirse el motor, claro que pidiendo bajar un poco las vueltas. Es un auto agradable de conducir, pero no para pedirle correr.

Y esta suavidad es para mantener el buen consumo en pista, algo en lo que también ayuda mucho la 6ta marcha. En carretera obtuvimos 17,8 km/l a 100 km/h. Esto baja un poco entre 16,6 a 14 km/l cuando vas entre 100 y 120 km/h, cifras que tampoco son malas. Claro que la historia es distinta en ciudad, donde el consumo lamentablemente es más alto, con cifras entre los 10,5 y 11,5 km/l, por lo que se recomienda escalar harto con la transmisión y aprovechar las bajadas. En ese aspecto no es muy económico.

De cero a héroe. Una metamorfosis completa. Compararlo a sus antecesores no tiene sentido alguno.

Conclusiones

Con el Rio5 se cumplen las expectativas de Kia, en el sentido de que fue el último auto de la línea en pasar por el tablero de Peter Schreyer, y al parecer lo bueno se hace esperar. Como experiencia de manejo es mucho más auto que algunos de sus rivales, como si se tratara del “alumno más maduro de la clase”. En ese sentido no podrías decepcionarte jamás del Rio. Algo que a los clientes no les parece mucho es el nivel de equipamiento que lleva el Rio5 por el precio. Siendo sinceros y corroborando la oferta, es más que lógico darse cuenta que los autos que antes costaban 5 millones de pesos, hoy fluctúan entre los 7 millones y los 7 millones 500 aproximadamente y eso le duele a muchos usuarios que conocieron las primeras versiones con precios más accesibles, siendo que ninguno de estos autos tenga un equipamiento que realmente justifique el valor, más que los elementos de seguridad y algunos extras, y esto va para todos los autos del segmento. Depende mucho finalmente de lo que uno ande buscando en un auto: diseño, dinámica, espacio o consumo.

Por factura y tamaño, el rival más directo podría ser el Suzuki Swift, que le gana en algunos detalles del interior, una radio más poderosa con controles al volante, alarma, una mecánica exquisita y un tacto muy deportivo. Por otro lado el Rio5 tiene el diseño de Schreyer, de estampa moderna y madura, la transmisión con 6 velocidades y un maletero de verdad. Al final todo queda en si optas por comodidad o deportividad; se puede tratar, pero no se puede tener todo. Del Rio5 hay una versión “Sport” en el catálogo que ofrece algunos añadidos más, pero por un precio más peligroso.

Jumbitos

– Diseño e imagen de auto de un segmento superior.

– Maletero amplio.

– Excepcional control de ruidos al interior del auto.

– Calidad, se siente desde el armado interior hasta en la distribución de los elementos dentro del capo.

– Buen consumo en carretera, ayudado por la 6ta marcha.

Tarea pendiente

– Escasa visibilidad posterior.

– Radio de baja calidad de audio (en modo radio)

– Detalles importantes para un auto de este precio como la alarma, cierre automático de pestillos y los comandos de la radio al volante.

– Al motor le falta algo de brío.

– Consumo en ciudad elevado para un vehículo pequeño.

Resumiendo cuentas, el Rio5 pasa de ser una opción practica a un rival agresivo dentro del segmento y refleja exactamente la posición de Kia en el mercado, que pasó de ser un jugador económico a uno con voz y voto. Es difícil decirle que no a un auto tan lindo y tan bien armado, aunque le falte algo de carácter en la mecánica o algunos botones. En Kia se la jugaron por la experiencia y la sensación de manejo y por ese lado les esta yendo bien.

¿Y que pasó con el sedán? La próxima semana tendrás noticias aquí mismo.

Unidad probada

Kia Rio5 1.4, transmisión manual de 6 velocidades, doble AirBag, frenos ABS, neblineros, llantas y aire acondicionado, avaluado en $7.790.000

[nggallery id=464]

Compartir este Artículo

Sobre el Autor

Jorge Beher

Jorge Beher

Ex-Editor y Test Driver - La grua se lo llevó a la competencia, despues de 6 años defendiendo los colores de la Escuderia Naranja. Sin embargo, en su corazón, todos sabemos que es de los nuestros. En Twitter es @absolutbeer