[Lanzamiento] Yamaha YXZ-1000R SS, entretenido y confiable

Yamaha YXZ1000R SS

Desarrollado en Japón y pensado completamente bajo la reglamentación FIA para competición, llega a Chile el Yamaha YXZ-1000R SS, un UTV que se plantea en el amplio 84% del mercado con impulsores de 1000 cc.

El motor del 1000R SS de Yamaha es de cuatro tiempos, tricilíndrico y refrigerado por líquido; hecho para alcanzar un torque máximo de 102,9Nm.

Yamaha YXZ1000R SS

La suspensión fue uno de los elementos con que Yamaha pudo destacar en la anterior generación del UTV, por lo que decidieron mantener los brazos doble A tanto en la bandeja trasera como delantera, ambas fabricadas por Fox para recorrer 410mm y 432mm respectivamente.

Los principales atributos del YXZ-1000R SS son su confiabilidad, sus cambios al volante, tener 240 kilómetros de autonomía, launch control y el carecer de correa de CVT lo que lo libera de mantenciones más complejas.

Yamaha YXZ1000R SS

El YXZ-1000R SS es la versión “Sport Shift” del YXZ-1000R que se comercializa hace un año en Chile. Está transmisión deportiva es la misma caja mecánica que su versión anterior que ahora incorpora accionamiento a través de una centralita electrónica sin pedal de embrague.

Dentro de la amplia gama de características del UTV, hay que considerar el sistema de instrumentación digital multifunción, el control de reducción automática y de freno motor, además del chasis tubular de acero.

Yamaha YXZ1000R SS

Además equipa un sistema de Launch Control que permite acelerar desde cero con plena potencia de motor sobre las 10.000 rpm.

El Yamaha YXZ1000R SS llega asociado a una interesante propuesta de valor de la marca promoviendo activaciones, cursos técnicos y paseos organizados por Yamaha.

Versiones y precios

  • Yamaha YXZ-1000R $19.990.000
  • Yamaha YXZ-1000R SS $21.590.000

Yamaha YXZ1000R SS

Compartir este Artículo

Sobre el Autor

Nicolás Espinoza

Nicolás Espinoza

Director General Racing5.cl - n.espinoza@racing5.cl “Soy un amante de los autos casi por genética y con el tiempo he aprendido de mis amigos mecánicos a desenvolverme humildemente en el mundo de los fierros. En los autos encuentro el relajo y tranquilidad que a veces se pierde con la rutina del día a día.”