[Lanzamiento] Citroën apuesta por la comodidad con el nuevo C5 Aircross

Citroën Chile celebró el lanzamiento de su nuevo buque insignia, el C5 Aircross. Este, a pesar de su parentesco con el Peugeot 3008 por compartir plataforma, compite en su segmento apostando por la versatilidad y, sobre todo, comodidad para sus usuarios. Para ese propósito presenta novedades como los Progressive Hydraulic Cushions en la suspensión que logran un marcado efecto.

Hasta 2017 el C5 era el sedán de Citroën en el segmento D, sin embargo, hoy ese nombre lo lleva el primer SUV de la marca francesa y se apellida Aircross para diferenciarse de su pasado y alinearse con las demás variantes «Aircross» en la gama de modelos.

En esa temática se enmarca el diseño de este nuevo SUV, acorde al estilo que Citroën ha desarrollado desde que presentó el C4 Cactus. Las formas redondeadas y cuadrados imperfectos en toda la carrocería y el interior son casi una marca registrada de esta generación.

Más cómodo que un living

Dentro del interior se nota un buen uso de materiales y texturas de buena calidad. Todas las superficies de tacto frecuente son blandas, especialmente el acojinado de las puertas y el reposabrazos. Ahora, si de mullidos se habla, los asientos Advanced Comfort merecen una mención especial por la forma en que recogen el cuerpo y brindan comodidad a la experiencia.

De la conectividad se encarga el sistema de infoentretenimiento de 8″ compatible con Apple CarPlay y Android Auto, con puertos USB, bluetooth y control por voz. El panel de instrumentos es completamente digital, de 12″; hay carga inalámbrica para teléfonos inteligentes, una segunda fila de asientos cuyos tres asientos son iguales e independientes, regulables longitudinalmente y en inclinación del respaldo; y limpiaparabrisas con eyectores de agua integrados llamados Magic Wash. Todo de serie integralmente en los tres acabados.

A propósito de acabados, estos parten en Live, con el equipamiento descrito. Siguen con Feel, que agrega el acceso keyless, la asistencia de salida en pendientes, el programa Grip Control (que adapta el control de tracción al terreno seleccionado), navegador integrado y un tapiz parcialmente en cuero negro, gris y crema, con costuras contrastantes.

La corona la lleva el acabado Shine, que incorpora sobre el anterior: focos delanteros full LED, vigilancia de puntos ciegos, Park Assist con función de cámara en 360°, portalón trasero con apertura «manos libres» y techo acristalado panorámico.

La seguridad se reparte casi equitativamente en todas las versiones, pues en todas hay: 6 airbags, frenos con ABS, Repartidor Electrónico de Frenada (REF), Asistende de Frenada de Urgencia (AFU), control deestabilidad (ESP), tres asientos con anclajes ISOFIX, detector de cansancio del conductor, monitoreo de presión de los neumáticos, cámara de retroceso con sensores de proximidad delanteros y traseros, y luces de cruce automáticas. Las diferencias están en equipos especiales ya mencionados.

Con el norte claro

Para conseguir tal espacio interior algo se debió hacer desde afuera también: 4,5 metros de largo y hasta 2 metros de ancho. Entre los ejes hay 2,73 metros, los cuales han sido bien aprovechados en el interior, especialmente en la segunda fila de asientos, aunque atrás de ella pueden haber entre 580 y 720 litros de maletero, según se posicionen los tres asientos traseros independientes. Sí, 720 litros. El maletero más grande de la categoría.

La suspensión de este nuevo C5 Aircross es un aspecto destacado en este SUV, pues es la principal responsable del suave andar que en Racing5 tuvimos la oportunidad de sentir en breves minutos del lanzamiento. Los Progressive Hydraulic Cushions son una tecnología que, en simple, se comprende como unos cojines hidráulicos al interior de un extremo de cada amortiguador, algo así como una segunda amortiguación. No, no es una suspensión adaptativa.

El resultado es una suspensión muy blanda y efectiva, quizás demasiado para algunos gustos, pero el trabajo de Citroën es evidente, especialmente cuando se considera que la suspensión trasera no es independiente sino que recurre a un brazo de torsión.

Gasolina y diesel, pero Euro 6.2

La base motriz del C5 Aircross tiene 4 formas: un motor 1.6 PureTech (gasolina) de 165 hp asociado a una caja automática de 6 marchas; un 1.5 BlueHDi (diesel) por 130 hp con caja manual de seis marchas o automática de ocho; y un bloque 2.0 BlueHDi (diesel) que produce 180 hp, emparejado a una caja de ocho cambios, también automática.

Estos son motores ya conocidos en la familia PSA, aunque eso no les resta eficiencia, especialmente a los diesel, pues cumplen la norma de emisiones Euro 6.2. Sin embargo, el 1.6 Puretech queda algo resagado en la norma Euro 5 y con la mayor emisión de CO2 de los tres motores: 185 g/km, contra los 150 g/km del 2.0 BlueHDi y 122 g/km y 139 g/km del 1.5 BlueHDi (manual y automático, respectivamente), que es el motor más nuevo y eficiente de los tres.

Los consumos son generosos, especialmente en las unidades diesel: el bloque menor, con caja manual, promedia 21,6 km/l y 19 km/l con la caja automática; por su parte, el 2.0 BlueHDi rinde 17,6 km/l en la misma medición. De nuevo, el motor bencinero queda por debajo con 12,9 km/l, aunque debería lograr mejores prestaciones que sus compañeros diesel.

La compra de un C5 Aircross supone $17.990.000 para la versión 1.6 PureTech en acabado Live, sin aplicar bonos ni descuentos. La lista topa en $22.990.000 con el motor 2.0 Blue HDi y el equipamiento Shine.

Compartir este Artículo

Sobre el Autor