Categorías

Salón de Ginebra: Esta vez sin sellos de agua, Lamborghini presenta el único y exclusivo roadster Aventador J

Si el cola de flecha existiera, probablemente elegiría este auto para moverse. (Imagen: Carscoop)

Aventador J… ¿A que nos suena esta mística letra que no sea el nombre de vuestro querido Editor en Jefe?

Por supuesto que lo sabes, y es porque es una letra muy ligada a los toros de Sant’ Agata. El primer Lamborghini en llevar la afamada letra fue el Miura Jota, un prototipo diseñado por Bob Wallace, piloto de pruebas y desarrollo en Lamborghini, a quien se le ocurrió hacer una versión modificada del Miura P400 que cumpliera con todas las normativas del Apéndice «J» del libro de reglamentos de la FIA, el cual norma y distingue las categorías máximas del automovilismo. Obviamente, el auto debía llevar la letra en cuestión. Así es como la «Jota», cada vez que aparece en un Lamborghini, significa que es un auto que esta prácticamente hecho para correr. Además, durante sus etapas de desarrollo, cuando el Aventador aun no se llamaba como tal, se especulaba que recibiría el nombre de la letra.

Apropiadamente, Lamborghini le puso la «J» a su nuevo Aventador, el que es un roadster como tal, biplaza, sin techo y que por lo bajo parece casi un prototipo de competición.

Ojo, que Lamborghini anunció el desarrollo de un Aventador convertible, no como el Jota obviamente, mucho más civilizado y parecido a los otros convertibles de la marca.

El Aventador J se distingue del Aventador «normal» por el desarrollo de su carrocería, el agresivo diseño de sus llantas y el bestial despliegue de fibra de carbono en los spoilers y difusores. Llama la atención sus parabrisas dobles y la consola central integrada al diseño de la carrocería, como un verdadero biplaza. Como en Lamborghini son unos capos de la fibra de carbono, aprovecharon el vuelo con el Jota para confeccionar una exótica tela llamada «Carbonskin», con la que tapizaron los asientos, porque en la guerra del peso todo vale y por lo mismo, este Aventador tampoco equipa sistemas de navegación o aire acondicionado, porque para correr, esas cosas están de más. Su peso final es de 1,575 kilos.

Por lo demás, su mecánica es la misma que la del Aventador LP700-4. Hablamos de un V12 atmosférico de 6.5 litros y 691 caballos de fuerza, el que solamente el Sultán de Brunei afortunado comprador que desembolse 2.7 millones de dólares podrá disfrutar.

[nggallery id=544]

Ex-Editor y Test Driver - La grua se lo llevó a la competencia, despues de 6 años defendiendo los colores de la Escuderia Naranja. Sin embargo, en su corazón, todos sabemos que es de los nuestros. En Twitter es @absolutbeer

Forgot Password