Categorías

[Test Drive] BMW 116d M, el diésel entretenido

DSC_0384

¿Qué? ¿No que ya habíamos probado un Serie 1? Le cambiamos el color y bueno… muchas cosas por dentro, pero no deja de ser un auto muy interesante. Hablamos del 116d con kit M, un modelo muy interesante dentro de la Serie 1 de BMW por su rendimiento y porque no es el típico auto diésel de pasajeros, fome, familiar y práctico. Bueno, el 116d tiene esos elementos, pero con el añadido del kit M, la ingeniería que ha puesto BMW en su chassis, suspensión y reparto de pesos, además de la tracción trasera, lo hacen un auto muy entretenido de manejar en ciudad, pero lamentablemente con un precio muy alto.

DSC_0389

Exterior

Los comentarios, son bastante parecidos a los que tenemos con el M135i, considerando que el kit M le añade todo el flow que al Serie 1 normal le falta. De hecho, hasta los neumáticos son de la misma medida. Con parachoques anchos y tomas de aire, nadie sospecharía que este Serie 1 no es un M. Podrías mentir, y te creerían. Ahora, insistimos que el tres puertas se ve mejor y que esa gran zona que queda descubierta sin proporción entre las tomas de aire, los dos grandes riñones y los focos estilo «anime» hacen que el frontal no funcione muy bien.

Ahora… nuestra unidad de prueba viene con un enorme plus, que hizo que muchos se dieran vuelta a mirarlo. Es su color, Naranjo Valencia Metalizado. Apréndaselo bien. Nosotros que creíamos que el naranja del Subaru XV lo era todo. No señor, este es el color que la lleva. Parece tornasol. Otro detalle es que, al contrario de la generación pasada, no hay ni siquiera un logotipo M chiquitito que indique que lleva el paquete M. Solo lleva un sobrio rotulado en la maleta, con la verdad: 116d. 8/10

DSC_0378
Hay algo en el interior de los BMW, que es muy notable y que no nos aburrimos de recalcar: la postura al volante, el grip de las butacas y la consola orientada hacia uno. Hace que volver al auto propio sea como sentarse en una micro.

Interior

El interior, es prácticamente el mismo del M135i, solo que menos equipado tecnológicamente hablando, y con algunas diferencias. Por ejemplo, el M135i llevaba asientos de cuero negro Dakota y el 116d lleva la tapicería M de Alcántara con tela. Claro, se siente exquisito, pero a simple vista no parece Alcántara y muchos lo confunden con tela. Los relojes no llevan el display LCD extendido, lo que hace ver los relojes, que son muy sobrios, algo pobres. Los reglajes y la postura, así como el tacto del volante se mantienen igual que en el M135i.

Igual nos queda la deuda de los pedales metálicos (oye, hasta Kia los usa, y lucen increíbles) y los ajustes eléctricos de las butacas, así como otros detalles. No le podemos pedir que sea un tope de gama, si no lo es, pero como su valor es algo elevado, nos duele un poco. 7/10

DSC_0359

Tren Motriz

El 116d engaña con su nombre. No lleva un 1.6, sino que un 2 litros Turbodiésel con turbina de geometría variable y Common Rail. Desarrolla 116 caballos de fuerza y un par máximo de 260 Nm entre las 1750 y 2500 rpm. Y vaya que se siente el torque cuando ponemos al auto en esa zona. Sumado a la caja manual de 6 velocidades, el auto logra hacer los 100 km/h en 10,3 segundos. No es efectivo para correr, pero es muy despierto en ciudad, lo que ayudado por la muy precisa caja de cambios, hace que todo sea más entretenido.

Como el M135i y todos los BMW, el 116d ofrece 4 modos de conducción, los que por razones obvias no actúan sobre la caja, pero si sobre la computadora del motor y la respuesta del acelerador, para entregarnos 4 versiones distintas del mismo 116d, siendo el modo Sport el más vivaz y el EcoPRO, el más rendidor, pero menos chispeante. Ahora, todo esto se paga cuando sepas que el auto ¡no gasta nada!

Su consumo homologa 18,5 km/l en ciudad, 22,2 km/l en régimen mixto y 25,6 en carretera. Ahora, nosotros igual jugamos bastante con el 116d en modo Sport (y sabrás de estas aventuras pronto en otro artículo) pero aun así el consumo no sobrepasaba los 10 km/l en su punto más exigido. Cifras que yo, en un compacto de origen brasilero, con un motor 1.6 de 8 válvulas, sueño y añoro lograr, aunque es imposible.

No es una bala, pero en ciudad reacciona con agilidad y en carretera puede lograr altas velocidades con mucha holgura y tranquilidad. Pero el consumo… es impresionante. 10/10

DSC_0374
La palanca de cambios es perfecta. Tiene el recorrido ideal y es muy precisa. Un agrado.

Sensación de Manejo

Hay algo, que se repite en todos los BMW y que es finalmente el sello propio de la marca en sus vehículos de pasajeros. Es el magnífico chassis. 

No importa si llevas un motor diésel, turbo, un motor mosquito o un reactor nuclear. Hay magia, en la suspensión, en la dirección, en el reparto de pesos, que le otorga un comportamiento brillante a la hora de tomar curvas o de disfrutar de la aceleración. No, no es de patero ni exagerado. Es la verdad. Todos los autos tienen sus pros y sus contras y el gran pro de BMW es el chassis.

¿Qué tal se siente manejar un diésel que no es un SUV o un camión? No hay mayores diferencias, salvo que como el motor trabaja a mayor compresión, el auto goza de un torque mayor, muy elástico y en un propulsor que corta a las 5.500 RPM. O sea que hace mucho, trabajando muy poco. Muchas veces en subidas nos encontramos con que el auto puede treparlas sin subir a marchas muy altas, o que según las condiciones podemos recuperar sin pasar un cambio.

Los diésel nuevos, ya no son como estos furgones antiguos que echan humo y que suenan más que un Escarabajo. Si, puedes distinguir que es un diésel, pero… ni se nota. Además hay que darle el voto a BMW de que su diésel tiene sistema Start/Stop, cuatro modos de manejo y control de tracción desactivable. Bueno, son estándares de hoy en día, pero así uno se da cuenta de cómo avanza la tecnología.

En cuanto a habitáculo, hay algo en los BMW, que es muy notable y que no nos aburrimos de recalcar: la postura al volante, el grip de las butacas (totalmente regulables) y la consola orientada hacia uno. Hace que volver al auto propio sea como sentarse en una micro.

Ahora, falto aislar algunos elementos de la clásica «vibración» de estos propulsores, ya que la palanca de cambios y el embrague, se sacuden bastante. 9/10

DSC_0402

Maniobrabilidad

No hay problemas con la maniobrabilidad del 116d, aunque la respuesta es un poquito más lenta que otros BMW. La suspensión está bien regulada y hace que el 116d sea usable en todo tipo de condiciones. Por ser un auto de tracción trasera, con una nariz un poco más larga, a veces cuesta dar con las dimensiones exactas del auto; se siente más grande de lo que realmente es.

El 116d, como parte del Kit M, comparte medidas de calzado con el M135i, o sea un 225/40 adelante y un 245/35 en la parte de atrás, ambas con llantas de 18 pulgadas, para darle agarre extra. El caucho extra no es imprescindible en un auto como este, pero se agradece igual. 8/10

Seguridad

Entre los elementos de seguridad con los que cuenta el 116d, contamos 6 airbags (frontales, de cortina para todo el habitáculo y laterales frontales); DSC y DTC; Kit de primeros auxilios (algo tan básico y no todas las marcas ofrecen); computadora a bordo inteligente (te avisa las mantenciones, monitorea la presión del aire de los neumáticos y te avisa cuando te falta aceite); sistema anti-reculamiento (al poner primera en pendientes) y al contrario del M135i, las Bridgestone Potenza que lleva el 116d, son runflat. Hablar de ABS es una tontera a estas alturas. 9/10

DSC_0381

Terminaciones

Las terminaciones del 116i son buenas. No hay defectos de armado ni piezas ásperas (botones, perillas) ni absolutamente anda que al tacto se sienta mal. Además que el kit M le añade los asientos de Alcántara que son exquisitos, si bien las zonas recubiertas con tela le bajan unos puntos al conjunto, igual que el acabado texturizado de los insertos en aluminio. Lo mismo que en el M135i, hay algunos plásticos que lucen y se sienten bien, pero son duritos. 8/10

Audio

Esta versión del Serie 1 lleva un sistema multimedia con menos funciones que los que portan sus hermanos mayores, pero el audio al menos se muestra bastante similar (Business CD), con sincronización vía Bluetooth, puertos auxiliares (mini-Jack y USB) y 6 parlantes. Ahora, como todo en BMW, por unos buenos pesos extra, puedes mejorar el sistema por un modelo Professional, Hi-Fi o un sistema Harman/Kardon.

No es un sistema brillante, pero se escucha nítido y fuerte. Los sub-bajos tienen buena presencia y poca distorsión, pero carecen de textura. Cualquier cosa, puedes controlar todo desde el volante y cambiar los tracks o las emisoras mirando el display del cuadro de instrumentos. 8/10

DSC_0363

Gadgets

Nuestro 116d viene con el sistema multimedia básico de BMW el que no es exactamente tan básico. No trae navegación pero si el soporte para Connected Drive (Internet, Redes Sociales, soporte de BMW) y la pantalla es más chica, sin soporte para DVD. Tampoco este auto equipa el opcional de radares o cámaras para el estacionamiento. Los BMW pueden hacer mucho con el sistema iDrive, pero depende mucho de los opcionales que le agregues a tu auto. Lo demás, como la computadora a bordo, la información de mantención, manual de instrucciones y reglajes del auto (color de la iluminación, tiempo de encendido de las luces, modificación del cierre centralizado) se mantiene. Echamos de menos también, el control crucero y espejos que se plegaran solos. 7/10

Valor

El BMW 116d con Kit M se nos antoja un poquito caro. Su rival más directo, el Mercedes Benz A200 CDI AMG Sport, tiene la misma receta, pero con un motor 200 cc más chico, que se siente más brioso y la caja de cambios automática 7G-DCT. Las fluctuaciones de precio están en los opcionales que uno le coloca al auto, o las prioridades, ya que el Mercedes no tiene ni las butacas ni el chassis, ni la tracción trasera que si tiene el 116d con Kit M. La suma a desembolsar, asciende a los $19.200.000. Es un poco doloroso, si al menos supiéramos que nuestro auto tiene un par de caballos extra o equipamiento de serie que justifique el millón y medio de diferencia. 7/10

DSC_0398

Calificaciones

  • Exterior: 8/10
  • Interior: 7/10
  • Tren motriz: 10/10
  • Sensación de manejo: 9/10
  • Maniobrabilidad: 8/10
  • Seguridad: 9/10
  • Terminaciones: 8/10
  • Audio: 8/10
  • Gadgets: 7/10
  • Valor: 7/10
  • Total: 81/100

[nggallery id=965]

Ex-Editor y Test Driver - La grua se lo llevó a la competencia, despues de 6 años defendiendo los colores de la Escuderia Naranja. Sin embargo, en su corazón, todos sabemos que es de los nuestros. En Twitter es @absolutbeer

  • Jolo
    14 noviembre 2013 at 23:57

    Casi 20 millones, y no tiene climatizador automático (por ultimo, aunque sea de «una zona»).

    El Mitsubishi Lancer R vale 10 millones menos, y si tiene.

  • El nuevo MINI Cooper 2015 es una realidad | Racing5
    19 noviembre 2013 at 0:00

    […] 116 caballos de fuerza y 260 Nm de torque. Wow, es casi lo mismo que el recientemente probado BMW 116d, pero con un cilindro menos y 500 cc de […]

  • Polos opuestos, BMW 116d M vs BMW M135i | Racing5
    26 noviembre 2013 at 2:00

    […] BMW 116d c/kit M (bodykit M, suspensión deportiva, llantas de 18”, volante, butacas y acabados M, palanca de cambios corta) […]

Forgot Password