Categorías

Aston Martin destapa al Valhalla: un híbrido con tres motores y más de 900 hp

Mucha agua ha pasado bajo el puente desde que se anunció el Aston Martin Valhalla en 2019. De hecho, en el camino este hiperdeportivo estuvo a punto de ser cancelado, pero hoy ya es una realidad. Para llegar a confirmar su producción se recurrió a modificar su precio, su diseño y su motor, aunque se mantiene como un híbrido enchufable capaz de alcanzar los 950 hp con su motor V8 biturbo y sus dos motores eléctricos.

El Valhalla apareció en escena hace poco más de dos años como un hermano menor del brutal Valkyrie, el hiperauto que Aston Martin desarrolla en conjunto con Red Bull Racing. Sin embargo, tiempo después llegó la pandemia de la covid-19 y, en el intertanto, Tobias Moers pasó a ocupar el puesto de CEO de la compañía, lo que llevó a replantear el futuro y la forma de este proyecto.

Es por esto que el motor V6 biturbo de desarrollo propio que Aston Martin preveía instalar en el Valhalla fue desechado. En su lugar —un vano en posición central— se optó por un bloque V8 biturbo de 4 litros provisto por Mercedes-AMG, empresa que, además, pronto será acreedora del 20% de las acciones de Aston Martin.

Algunas de las características de este propulsor son el uso de un cigüeñal plano, un régimen máximo de 7.200 rpm y una potencia tope de 739 hp. Esto describe ciertas similitudes con el Mercedes-AMG GT Black Series, aunque en este caso se trataría de un diseño adaptado a la anatomía y necesidades particulares del Valhalla. De hecho, las diferencias obligan a montar otra transmisión automática de doble embrague, esta vez de ocho marchas, sin reversa, con un diferencial trasero autoblocante electrónicamente.

A eso se suman dos motores eléctricos, uno en cada eje, que funcionan gracias a una batería de 150 kW. Entre ambos pueden aportar hasta 201 hp, cuya entrega es totalmente variable para cada motor según las condiciones del camino y las prestaciones solicitadas por el pedal del acelerador. El modo eléctrico del Valhalla se encarga de la reversa y también puede hacerlo avanzar a velocidades de hasta 130 km/h con una autonomía de 15 kilómetros.

Así, el trío motriz de este hiperauto puede desarrollar hasta 937 hp (o 950 PS) y nada menos que 1000 Nm. Esto sería suficiente para catapultarse de 0 a 100 km/h en sólo 2,5 segundos y llegar a una velocidad máxima de 330 km/h.

Énfasis en la aerodinámica

Las diferencias con el Valhalla de hace dos años no atañen sólo al tren motriz, ya que el diseño exterior también fue replanteado. No obstante, el concepto aerodinámico se mantiene, lo que se ve en su reducida área frontal, las superficies casi moldeadas por el flujo del aire y un gigantesco difusor trasero que, junto a los alerones, llega a generar 600 kg de carga aerodinámica a 241 km/h.

Los recortes hechos a la carrocería en los arcos de las ruedas delanteras ahora dejan ver los neumáticos en un acto casi de coquetería técnica, tal como lo hace también el Valkyrie. Luego, la toma de aire del techo, las colas de escape centradas sobre el motor, el alerón trasero, la aerodinámica activa… absolutamente todo lo demás fue rediseñado. Sólo los focos traseros parecen ser los mismos del prototipo anterior.

Debajo de ese ropaje se encuentra un nuevo chasis de fibra de carbono, un elemento fundamental para garantizar ligereza y una extrema rigidez estructural, aspectos clave para aprovechar la suspensión delantera de tipo push-rod con amortiguadores Multimatic regulables (como se usa en competición, hasta en la Fórmula 1) y el esquema multibrazo trasero. El resultado de todo esto es una tara objetivo inferior a 1.550 kg en seco, una cifra elogiable cuando se considera que el Valhalla monta tres motores y una batería.

Pese a que el modelo presentado es prácticamente tal como será la versión de producción final, no hubo imágenes del habitáculo en la presentación. Ahora, sí se especificó que la posición de manejo será similar a la de un monoplaza de Fórmula 1, con butacas fijas y pedales y volante ajustables.

Además, también incluirá un sistema multimedia con Apple Car Play y Android Auto, luces led frontales, climatizador dual, frenado de emergencia, alerta de colisión, control crucero inteligente, detector de punto ciego, cámara en 360 grados y un elevador del eje delantero para hacer del Valhalla un auto viable para la calle.

Aston Martin aspira a que este nombre mitológico nórdico, avaluado en alrededor de 900 mil dólares, quede registrado como el hiperdeportivo que hizo la vuelta más rápida a Nordschleife en Nürburgring: tan solo en 6 minutos y 30 segundos. ¿Lo logrará?

Soy un tipo sencillo. Cuando chico me picó el bichito de la pasión por los autos y los síntomas todavía no se me pasan. Los efectos secundarios me llevaron a estudiar periodismo. Hoy estoy acá para entregarme a quienes leen a la naranja.

Forgot Password