Categorías

Se estrena en Chile el suavemente rejuvenecido Mazda 2 con más equipamiento de serie

Tras más de cinco años desde su lanzamiento en el país, el Mazda 2 recibió un rediseño de media vida que busca mantenerlo como una alternativa vigente dentro del segmento de los sedanes y hatchbacks subcompactos. Ahora agregó iluminación principal exterior en LED en todas las versiones, así como climatizador y Apple CarPlay con Android Auto desde el acabado intermedio.

Hoy por hoy, seis años de vida comercial para un auto es bastante, casi lo que dura una generación completa. Sin embargo, hoy recién vemos a Mazda hacer retoques importantes al 2, cosa que suele pasar cuando los modelos llevan tres o cuatro años en el mercado para impulsar las ventas y competir más de cerca con los modelos recién llegados de otros fabricantes. ¿Qué pasa, entonces, después de seis años? Un potencial desfase tecnológico y de diseño.

En este caso, el Mazda 2 actualiza varios gestos de su diseño de acuerdo con la última evolución del diseño Kodo vista, por ejemplo, en el CX-30. Sin embargo, conserva sus dimensiones, entre ellas, los 4,07 metros de largo y su maletero de 220 litros, que siempre ha generado reproches por su tamaño ajustado. Las llantas de 16’’ presentes en las versiones V y GT del hatchback son de nuevo diseño y fueron pintadas en negro.

La diferencia en los detalles

Hacia el interior se descubren más cambios, aunque muchos de ellos son “invisibles”. Antes que los detalles estéticos o de equipamiento, Mazda agregó materiales aislantes de vibraciones y ruidos en toda la cabina, principalmente en el techo y en el eje trasero. El mismo objetivo se abordó en los ajustes a la suspensión y en la selección de los neumáticos.

También se rediseñaron los asientos delanteros pensando en mantener la pelvis recta, tal como cuando los humanos caminamos, ya que de esa forma resulta inherente el equilibrio de la cabeza y se mantiene una correcta postura de la natural curva en “S” de la columna vertebral. Estos mismos asientos presentan nuevas tapicerías de tela en combinaciones de negro y café, o de cuero negro y gris para las versiones GT.

El Mazda 2 tiene dos procedencias: los hatchback llegan desde México y los sedán desde Tailandia. Debido a ello hay varias diferencias de equipamiento entre ambas carrocerías a igualdad de versión, en desmedro de la variante asiática.

Cualquiera sea el caso, el mínimo de equipamiento (versión S) incluye aire acondicionado, conectividad por bluetooth, puerto USB y auxiliar (sin sistema multimedia con pantalla táctil), sistema de audio con 4 parlantes, tacómetro digital, botón de encendido y apagado, frenos con ABS, 6 airbags, control de estabilidad, advertencia de frenado de emergencia, focos delanteros de LED, sensor de lluvia y llantas de 15’’, entre los más reseñable.

Luego, el acabado intermedio, llamado V, agrega un sistema de infoentretenimiento con una pantalla táctil de 7’’, un mando rotativo, los sistemas Apple CarPlay y Android Auto y un sistema de audio con 6 parlantes. El volante y la palanca de cambios son forrados en cuero, se agrega el climatizador y cámara y sensores de retroceso. En el hatchback también suma llantas de 16’’ y espejos exteriores abatibles eléctricamente.

El Mazda 2 mantiene su motor de 1.5 litros de cuatro cilindros naturalmente aspirados de alta relación de compresión (12:1), pero eleva marginalmente sus cifras de fuerza hasta los 108 hp y 141 Nm de torque. Este se acopla a una transmisión manual de 6 velocidades o una automática convencional del mismo número de marchas.

El Ministerio de Energía no ha actualizado los datos de homologación de este tren motriz, pero debido a los pocos cambios realizados, las referencias de la versión de 2015 pueden ser representativos. Con la caja de cambios manual el hatchback rinde 13,7 km/l en ciudad, 21,9 km/l en carretera y 18 km/l en promedio, mientras que con la otra carrocería los consumos son 3 ó 4 décimas mayores.

Con la transmisión automática en el hatchback los consumos aumentan hasta los 12,9 km/l en ciudad, 20,9 km/l en carretera y 17 km/l en el ciclo mixto. En el sedán los consumos con esta caja de cambios mejoran entre 1 y 3 décimas. El tanque de combustible es de sólo 44 litros, aunque esto es común en este segmento. Vale la pena recordar que este motor funciona a cabalidad con gasolina de 93 octanos.

Mazda agregó a este modelo la evolución “Plus” del G-Vectoring Control que Mazda agregó al 2 en 2017. Este sistema, a través del permanente control electrónico de la admisión y los frenos, reduce los balanceos de la carrocería para mejorar la sensación de estabilidad para los pasajeros.

Si bien ese software coopera con el resto de los elementos de seguridad mínimos que aseguran la estabilidad del vehículo, el Mazda 2 mantiene sus frenos de tambor en el eje trasero cuando muchos de sus competidores directos (especialmente europeos) ya incorporan frenos de discos en todas las esquinas. ¿Cuál es la desventaja? Mayor propensión al sobrecalentamiento ante alta exigencia, como, por ejemplo, bajando la cuesta de un cerro en un camino rural.

Precios y versiones

Las novedades de este subcompacto son sutiles en todos los casos y tienen la difícil tarea de mantener al 2 como un auto competente dentro de un segmento que últimamente ha recibido modelos con ánimos de liderar, como es el caso del Opel Corsa o del Nissan Versa. El desfase generacional está, pero la calidad y el carácter de Mazda también.

Todos los Mazda 2 tienen una garantía de 3 años o 100 mil kilómetros, así como a todas las versiones se les puede aplicar un bono de $400.000 por el contrato de servicios de financiamiento de Amicar.

  • Sedán S con transmisión manual: $10.890.000
  • Sedán V con transmisión manual: $12.290.000
  • Sedán V con transmisión automática: $12.990.000
  • Hatchback S con trasmisión manual: $11.390.000
  • Hatchback V con transmisión manual: $12.690.000
  • Hatchback V con transmisión automática: $13.490.000
  • Hatchback GT con transmisión manual: $13:290.000
  • Hatchback GT con transmisión automática: $14.690.000

Soy un tipo sencillo. Cuando chico me picó el bichito de la pasión por los autos y los síntomas todavía no se me pasan. Los efectos secundarios me llevaron a estudiar periodismo. Hoy estoy acá para entregarme a quienes leen a la naranja.

Forgot Password