Categorías

[Columna F1] Los Güiners del GP de Brasil

Formula 1

La lluvia extrema que imperó durante casi el 99% de la carrera de este domingo recién pasado en el circuito de Interlagos ensució lo que podría haber sido un espectáculo maravilloso. Comienzo con Safety Car (SC), dos banderas rojas y alrededor de 3 horas de transmisión cerraron una jornada que resultó en claros Güiners y Lusers.

Los Güiners

Lewis Hamilton - GP Brasil

Lewis Hamilton

El británico controló de principio a fin. No experimentó con líneas de carrera especiales, no tuvo ningún susto por aquaplaning, contuvo a Nico Rosberg y ganó la carrera. Era como si hubiera estado corriendo totalmente solo. Con esta, su victoria número 52, quedó una por delante de Alain Prost y muy lejos de las 91 de Michael Schumacher. Suma además su 60ª pole, por detrás de las 65 de Ayrton Senna y las 68 de Schumi.

Hamilton tiene claro que está ahora a sólo 12 puntos de su compañero de equipo Nico Rosberg, pero el regreso a las victorias le ha sentado bien. Alejarse de las críticas y rodearse de un Entourage que lo nutriera. Sabe que el título se definirá en Abu Dhabi en dos semanas más, pero no pierde la esperanza y sigue enfocado en poder lograr su cuarto Campeonato Mundial.

“Fue una carrera muy fácil”, dijo Hamilton. “Probablemente una de las más fáciles”. ¿Juego psicológico dirigido a Rosberg? Puede ser, pero es sabido que el británico es uno de los buenos pilotos en condiciones de lluvia extrema, tal y como lo era su máximo ídolo, Ayrton Senna.

“He soñado con ganar [en Interlagos] desde que era muy, muy pequeño. Estas experiencias son surrealistas y no me golpearán hasta más tarde. Después de tantos años tratando de ganar este GP… Es difícil ganar acá y hoy fue uno de los más difíciles en términos de las condiciones y aquaplaning, pero es la carrera más fácil que he tenido en 10 años”, comentó un emocionado Hamilton.

Pero no pierde el foco de lo que se trata todo esto. Sabe que Rosberg tiene la delantera y que tiene que seguir batallando para poder dar vuelta esta historia.

“Estoy cazando y todo lo que puedo hacer es lo que estoy haciendo hasta el momento. El equipo me dio un buen auto y finalmente la confiabilidad es buena. Y Abu Dhabi es un buen circuito para mi. Veremos”, cerró el británico.

Max Verstappen - GP Brasil

Max Verstappen

Verstappen fue simplemente un mago en el trazado de Interlagos. Los sobrepasos del enano del país de los coffee shops fueron magistrales. Dio cuenta de Räikkönen, Rosberg y Vettel usando líneas de carrera sacadas de un manual de karting, esto es buscando la línea más amplia de carrera, algo que sorprendió a todos los pilotos y con una visibilidad casi nula.

Hasta el mismo Niki Lauda se sacó literalmente el sombrero ante papá Verstappen una vez terminado el GP de Brasil e incluso comentó que la carrera del holandés había sido algo muy, muy especial. “Hizo su trabajo, increíble, como sobrepasaba era simplemente increíble. Sabía que el chico es bueno pero probó a todo el mundo de lo que es capas”, comentó Lauda.

Y es que a pesar de una pésima estrategia por parte de Red Bull lo hecho por Verstappen fue magistral. Todos, incluso su mismo equipo, esperaban que la lluvia fuera protagonista el pasado domingo, en especial porque el paquete aerodinámico de Red Bull es simplemente superior a los demás equipos, pero el error de montar neumáticos intermedios de lluvia en dos oportunidades hacían prever que no podría remontar lo suficiente, y menos ver a Verstappen en un tercer puesto, incluso después de haber llegado a estar 17º.

Se dio el lujo de trompear su monoplaza en plena entrada a la recta principal y, con manos de un crack, pudo controlar el auto y seguir en carrera. Y para coronarlo todo, es el piloto más joven en la historia de la F1 en conseguir la vuelta rápida en carrera.

Y la modestia de Mad Max se demostró con un texto que deja ver el tipo de piloto que es: “Posiblemente podría haber sido segundo. Pero volver a estar en el podio fue un buen resultado”. Esto lo dijo un joven de 19 años. Un joven que, con lo demostrado en Interlagos ya se le puede comparar con lo hecho por Ayrton Senna a bordo de su Toleman en el GP de Mónaco en 1984 o con la fabulosa carrera de Michael Schumacher en el GP de España en 1996.

Nico Rosberg - GP Brasil

Nico Rosberg

Es difícil tildar como un Ganador a Nico Rosberg. Sí, terminó segundo pero fue demasiado evidente que estaba con la calculadora en la mano. No arriesgó y tampoco se dejó intimidar por los Red Bull en ningún minuto. Sabia que con estar en el podio lograba mantener su diferencia con Lewis Hamilton y jugó con ese margen. Aunque no fue una carrera tan fácil como lo fue para Hamilton -con semi trompo y recuperación incluida- ya ha perdido dos match points. Pero el alemán se siente tranquilo. Es más durante la rueda de prensa post GP de Brasil Rosberg se vio incluso hasta aliviado.

“Hoy no se dio como yo esperaba con ganar. Lewis hizo un excelente trabajo. Pero por supuesto, sí, eran condiciones muy difíciles allá afuera y puedo vivir con el segundo puesto”, comentó Rosberg.

Es extraño y da un poco de rabia ver a un candidato a ser Campeón del Mundo jugar a la segura y no tratar de cerrar definitivamente su máximo logro en con antelación, pero hay que darle el mérito de haber sido MUY alemán a la hora de tener claro lo que le servía y lograr el objetivo de terminar la carrera en el podio, especialmente dado que Rosberg no es de los pilotos con mayor control del monoplaza bajo condiciones de lluvia extrema.

Felipe Massa - GP Brasil

Felipe Massa

Para muchos esto de poner a Massa como un Güiner puede ser estúpido y que me podría dejar como un completo idiota, pero síganme en la idea.

En su último GP en casa, Massa -y todos, creo yo- esperaba que fuera un fin de semana tranquilo donde su despedida se diera con sus más cercanos y ante la afición de su país natal. El fin de semana se había dado de buena manera para los Williams de Massa y de Valtteri Bottas. Se les vio cerca de los Mercedes en las prácticas y muy competitivos, pero si hay algo que ha demostrado esta temporada es que los tiempos y posiciones de estas instancias distan una barbaridad de lo que sucede finalmente en la qualy y en carrera.

Pero el destino le dio una certera cachetada en el rostro al brasileño. Primero por la penalización de 5 segundos por adelantar a Esteban Gutierrez antes de la línea de SC en uno de los relajamientos de la carrera además de dos puntos de penalización en su Super Licencia y, lamentablemente cuando finalizaba la vuelta 48 y en la salida de la última curva de Interlagos, Felipe Massa perdió el control de su FW38 chocando contra el muro de concreto, terminando tristemente su último GP en su madre tierra.

Pero lo que lo hace un Güiner vino de la mano de sus compatriotas en las gradas, quienes lo vitoreaban sin cesar del momento que bajó de su monoplaza. El brasileño debió caminar el largo trayecto desde la entrada a la calle de boxes hasta el garaje de Williams siendo felicitado por fotógrafos y comisarios, sin aguantar las lágrimas por el desenlace. Pero lo más maravilloso de todo comenzó cuando pasó justo por en frente del box de Mercedes, donde todos los mecánicos del equipo germano, le aplaudieron y felicitaron, cosa que todos los demás equipos replicaron. Esto no se le haría a cualquier piloto pero Felipe Massa es, en mi opinión, el mejor piloto brasileño en la máxima categoría después de Senna, aunque muchos dirán que fue Barrichelo.

Felipe Nasr - Sauber

Felipe Nasr y Sauber

Mucho se ha criticado a Monisha Kaltenborn desde que tomó las riendas de Sauber. Que es una mujer. Que no es dura como debería de ser dentro del equipo. Pero la verdad es que desde su llegada al equipo suizo las cosas se han ordenado. Ha luchado por emparejar la distancia financiera entre los equipos con mayor poder monetario y equipos más modestos como el mismo Sauber y Force India. Ha logrado incluso traer la semana pasada de vuelta a Jorg Zander, actual director técnico de Audi Sport -con un gran desempeño en la WEC- para reforzar al equipo.

Y finalmente el duro trabajo que ha llevado a cabo con bajísimos presupuestos en relación a sus demás competidores dio frutos más que inesperados de la mano de su piloto brasileño Felipe Nasr. Frutos que han transformado los 2 puntos conseguidos por Nasr en una suma de alrededor de U$44M. Puede sonar como una suma sideral, pero hay que tener en cuenta que construir un monoplaza de F1 cuesta alrededor de U$7M. Dos autos por equipo, mecánicos, ingenieros, mantención de las dependencias, la logística para cada GP, acomodaciones, etc… Estamos hablando de que mientras más se invierte más se gana, cosa que para nada es el caso de Sauber.

Felipe Nasr no es un piloto que destaque durante toda la temporada, no por el paquete completo de su monoplaza, sino porque sólo ha demostrado ser un buen piloto en condiciones de clima adversos, como lo demostró el GP de Estados unidos en la temporada 2015, donde consiguió otros dos puntos para Sauber.

Con lo conseguido en Interlagos su continuidad en Sauber puede estar un poco más asegurada ante los rumores de que sería reemplazado por Esteban Gutiérrez de cara a la temporada 2017, quién ya fue reemplazado por Kevin Magnussen en Haas.

Y los Lusers?
En nuestra próxima Columna F1.

Un poco gordo. Un poco alto. Escribo de Fórmula 1 y saludo a los perros en la calle.
Estaré comentando y opinando sobre la trastienda del circo de la Fórmula 1 en #LaNaranja.
En Twitter @jpfaundezr

Forgot Password