Categorías

IndyCar entrega sus primera parte de investigación sobre el accidente de Dan Wheldon: Golpe con poste fue fatal

Randy Bernard, CEO de IndyCar, y Brian Barnhart, presidente de Operaciones, presentaron los resultados de la investigación a la prensa. (Imagen: IndyCar Media)

La IZOD IndyCar Series ha revelado los primeros datos y conclusiones encontradas en su investigación acerca del accidente múltiple que se produjo en la fecha final del calendario 2011 en Las Vegas Motor Speedway y que le costó la vida al dos veces campeón de las 500 Millas de Indianapolis, Dan Wheldon. Randy Bernard (CEO) y Brian Barnhart (Presidente de Operaciones) de IndyCar, recalcaron que este resultado es un «paso interino» y que si bien pueden aislarse las causas y agravantes de la muerte de Wheldon, aún no pueden encontrarse soluciones 100% eficaces que hagan que un accidente de esta magnitud y consecuencias no se repita en el futuro, ya sea en torno a los autos o a los circuitos. De cualquier forma, la categoría se escuda e indica en su informe que los daños del accidente fueron mayores porque este fue una verdadera «tormenta perfecta», «que muestra que el automovilismo sigue siendo peligroso a pesar de los enormes esfuerzos por mejorar la seguridad».

IndyCar concluyó que Wheldon falleció por un impacto directo del cockpit con un poste de soporte para el alambrado, que rompió la protección anti-vuelco del Dallara N°77 del piloto británico. Esto le causó «lesiones cerebrales y craneanas imposibles de sobrevivir». El impacto produjo una impresionante fuerza de 250G frontales, 200G verticales y 100G verticales directamente sobre la cabeza de Dan, es decir un módulo total de fuerza de 335G. Más detalles de la penosa, pero necesaria investigación, tras el salto.

La investigación, que está disponible para el público en varios links (como por ejemplo este) hace un completo análisis del accidente, entregando detalles casi segundo a segundo de lo sucedido con cada uno de los autos. En particular, IndyCar se centró en el análisis de los cuatro autos que levantaron sus ruedas del suelo durante el accidente, JR Hildebrand (4), Pippa Mann (30), Will Power (12) y Dan Wheldon (77).

Dan Wheldon y su auto N°77, antes de la carrera en Las Vegas. (Imagen: IndyCar Media - Chris Jones)

Detalles de la Investigación:

  • El auto de Hildebrand fue el primero en impactar a los dos autos involucrados en el incidente original, James Hinchcliffe y Wade Cunningham y lo hizo a una velocidad de 201 millas por hora (323 kmh), habiendo podido levantar el pie del acelerador apenas por 0,4 segundos, lo que solo le permitió bajar la velocidad unas 14 mph. El auto de Hildebrand voló 32 metros antes de caer y golpear el muro de contención.
  • El auto de Pippa Mann golpeó a Alex Lloyd a 196 millas por hora (315 kmh) y el de Will Power, que también voló, golpeó a Lloyd también a unas 162 millas por hora (260 kmh). Mann estuvo en el aire por 73,21 metros, en tanto que Power viajó 96 metros en el aire. El impacto de Power con la muralla y el suelo, y que le causó una lesión vertebral fue de -112G.
  • El auto N°77 de Wheldon impactó con el N°83 de Charlie Kimball. Wheldon alcanzó a levantar el pie del acelerador una cantidad de tiempo bastante alta, sin embargo, no fue suficiente para evitar el contacto: A 3,8 segundos del impacto, Wheldon bajó la presión sobre el acelerador de un 100% a un 55%, dejando de acelerar faltando 2 segundos para el contacto cuando además aplicó frenos. El auto de Wheldon logró bajar de 224 mph a 165 mph (360 kmh a 265 kmh) pero obviamente no fue suficiente ya que al golpear el auto de Kimball, el N°77 salió proyectado por los aires volando 100 metros hasta impactar con el alambrado. En el trayecto a la reja, Wheldon golpeó el auto de Ernesto José Viso que se encontraba por debajo de él con el neumático delantero derecho.  Finalmente, al golpear con el alambrado, Wheldon pasó a llevar el poste de soporte con lo cual se destruyó la protección contra vuelco, dejando desprotegida la cabeza del piloto: en milésimas de segundo el poste se introdujo en el auto e hizo contacto con el casco del piloto. Luego el auto de Wheldon cae, y termina detenido en el medio de la pista.

En resumen, Wheldon sufrió tres impactos catalogados como fuertes:

  • Con Charlie Kimball: Registró una fuerza  sobre la cabeza del piloto de 24G longitudinales y 23G verticales según los acelerómetros del auto. Según IndyCar, un golpe como este no genera lesiones en un Dallara de IndyCar.
  • Con Ernesto Viso: Registró una fuerza  sobre la cabeza del piloto de 50G longitudinales (hacia atrás), 100G verticales y 100G horizontales. El auto registró 47G longitudinales, 30G laterales y -25G verticales. Según estudios médicos y el índice HIC (Head Injury Criteria), una fuerza de este tipo no genera lesiones mayores sobre el cráneo de un piloto. La magnitud de esta fuerza es de 61G.
  • Con el poste: Este impacto no registró datos en el auto. Antes de desconectarse por el golpe, los audifónos de Wheldon que cuentan al igual que los de todos los pilotos, con sensores, detectaron una fuerza de -250G longitudinales, -200G verticales y 100G laterales. Estas cifras hacen que sea imposible sobrevivir al accidente, además de ser contrarias a la cabeza, que indican que fueron hacia adentro, con el piloto recibiendo toda la fuerza. Esta fuerza, aplicando módulo corresponde a un total de 325G sobre la cabeza del piloto.

Después del impacto, se descubrió que además de la rotura de la protección superior, una de las suspensiones colapsó y una de las partes ingresó al auto, sin embargo, esto no afectó al piloto, es decir no hizo contacto con la ropa o el cuerpo de Wheldon. Sin embargo, complicó algo más la maniobra de extracción, que tomó apenas 4 minutos. El Holmatro Safety Crew llegó a cada auto involucrado en el accidente en apenas 35 segundos. Según el informe, si hubiera podido ser extraído en menor tiempo, los resultados hubieran sido los mismos en este caso.

Las copas ganadas por Dan Wheldon, dos frascos de leche representando sus triunfos en Indy 500 y un auto IndyCar 2012 con los colores ingleses de Wheldon en el homenaje al piloto en Indianapolis. (Imagen: IndyCar Media, Daniel Incandela)

Con los resultados, IndyCar concluye que no fueron ni la cantidad de autos inscritos, ni la experiencia de los pilotos, ni una falla de material en el auto, ni el hecho de que Wheldon largó último, ni la seguridad del circuito lo que provocaron el accidente. Si culpan al hecho de que en Las Vegas, los autos de IndyCar pudieron utilizar «infinitas» o «ilimitadas» líneas de carrera (limtless fue la tal vez poco certera palabra usada por Brian Barnhart) y por tanto, giraban muy cerca y lado a lado, al estilo «pack» a altas velocidades, lo que no les permitió levantar suficiente para no golpear a altas velocidades con autos más lentos después de un incidente. Simplemente fue un golpe demasiado fuerte con el poste, causado por un auto volando sin control tras haberse levantado. Una tormenta perfecta. Y por ahora, Barnhart y Bernard no pueden entregar soluciones a este problema y no están seguros de que el nuevo auto 2012 evite «volar» en un contacto rueda con rueda. Los postes podrían estar por dentro o por fuera del circuito, ya que su función es sostener la malla, que evita que piezas y escombros salgan hacia fuera de la pista, más que retener a un auto de forma «segura», por lo tanto, no habría que cambiarlas. IndyCar recomienda usar postes por el lado de las graderías, aún cuando en este accidente no hubieran cambiado para nada las consecuencias, indicó en su informe.

Es decir, IndyCar si bien entrega una gran cantidad de información y muy clara en su informe, no llega a una gran conclusión en este documento ni en su conferencia de prensa, lo cual claramente es preocupante en el sentido de que todo lo conversado durante las semanas posteriores al accidente sobre mejorar la seguridad podría terminar en soluciones que no aporten. Si todo se culpa a la tormenta perfecta, la tormenta algún día puede repetirse si no están prevenidos. ¿No son todos los accidentes fatales una tormenta perfecta?  Ojalá esto cambie hacia el mediano plazo.

Más Información:

Informe IndyCar (PDF)

Opinión: Juicios incorrectos e incompletos acerca de la IndyCar Series y del accidente de Dan Wheldon

La IndyCar no regresará a Las Vegas Motor Speedway el próximo año: Se complica el calendario 2012

Editor Área Motorsport

Sigo el automovilismo desde los cuatro años. Es un deporte que nunca deja de sorprenderme, y que me gusta porque mezcla tanto la destreza y estrategia de los pilotos y equipos con la mecánica y tecnología de los automóviles. Me puedes encontrar en Twitter hablando sobre autos como @felipegana

  • c4ct00s
    16 diciembre 2011 at 14:33

    uy!

    Yo pensaba que lo había matado la explosión y que murió por quemaduras en vías respiratorias, nunca pensé que el golpe contra el poste rompiera la barra antivuelco.

    Quizás la solución sería la cabina estilo caza de combate que estudia la FIA, porque es evidente que la estructura del chasis por si sola, no puede aguantar semejante golpe.-

    Una pena que no sean capaces de plantear soluciones más efectivas.

    Quizás una explosión de espuma (como en la película de meteoro) pudiera ayudar en algo ¿?

Forgot Password