Categorías

[Toma de contacto] SsangYong Musso y Musso Grand, una camioneta amable

La presentación en Chile del facelift de esta camioneta de SsangYong incluyó una prueba en ruta desde Santiago hasta el hotel Noi Puma Lodge, en Machalí, región de O’Higgins. El viaje permitió conocer la afinidad de las Musso y Musso Grand con la carretera, pero también sus aptitudes fuera de ella, de mano de su tren motriz turbodiesel con 184 hp y, en este caso, una transmisión automática.

La jornada convocada gentilmente por SsangYong reunió a la prensa especializada del motor en Vitacura, lugar desde el que iniciamos la ruta al mando de una Musso en su versión Limited Plus. Pocos metros luego de partir en caravana con dirección al sur nos incorporamos a las carreteras urbanas en las que ya pudimos empezar a apreciar cómo esta camioneta se desenvuelve en estos escenarios.

Entre la Musso y la Musso Grand hay una gran diferencia que se hizo evidente de inmediato al momento del destape: la primera llega a los 5,09 metros de largo, mientras que la versión ‘Grand’ se elonga 31 centímetros. Esto constituyó una ventaja para la Musso “a secas” al momento de moverse en la congestión vehicular de la capital, aunque en ninguno de los dos casos llega a ser una camioneta difícil de posicionar en la calle desde el asiento del conductor.

Dentro de todo, la camioneta se sentía a gusto en la ciudad gracias a una suspensión que se traga sin asco ni muchas vibraciones parásitas los risos de las carreteras. Aquí juega un rol importantísimo el esquema trasero de cinco anclajes con espirales de las versiones Limited y Limited Plus, que sustituyen los paquetes de ballestas del resto de la gama de la Musso Grand. Acá toma pleno sentido ceder un poco de capacidad de carga en virtud de la calidad de rodado.

Pasaron los kilómetros, nos despedimos de Santiago por el día y nos adentramos en la Ruta 5, con lo que se elevaron también las velocidades de crucero. Así, a 120 km/h descubrimos otro de los puntos fuertes de la Musso: la insonorización de su habitáculo. Pese a ser un vehículo con una amplia superficie frontal y unos retrovisores laterales generosos, la penetración del viento no es tan acusada como en otras camionetas y el rumor de la rodadura es contenido.

El camino, como siempre, fue acompañado por música, la que en la Musso se reproduce por un sistema multimedia Autobahn de instalación local que ofrece una buena calidad de sonido. Esta plataforma integra conexión vía Apple CarPlay y Android Auto, pero sólo tiene un puerto USB para todo el habitáculo. Por otra parte, el sistema de climatización cuida eficientemente la temperatura del habitáculo y la calefacción de todos los asientos junto a la refrigeración de las butacas delanteras son un gran toque de lujo.

Momento 4×4: se acabó el asfalto

Tras cerca de 140 kilómetros de carreteras, tocaba un trecho de casi 30 kilómetros con caminos rurales de ripio. Pese a que en un principio el camino no lo exigía, conectamos la tracción 4H (4×4 sin caja reductora) para tener ese extra de motricidad y seguridad. Sin embargo, en los últimos 8 kilómetros esta elección ya no se trató de prudencia sino de una necesidad.

Por cada kilómetro que pasaba el camino tenía más piedras y un ripio más grueso y suelto, pero el habitáculo de la Musso no acusaba exageradamente las ondulaciones del camino. En estas condiciones la transmisión automática de la camioneta a nuestra disposición tuvo un rol destacable, pues ni siquiera al comenzar la marcha en pendientes con baja adherencia mostró tirones u otros comportamientos extraños.

En dicho escenario también aportó la suave entrega de potencia del motor turbodiesel de 2.2 litros de 184 hp y 420 Nm de torque. Si bien su potencia es no es exagerada para adelantamientos en carreteras, sí entrega una buena dosis de torque desde bajas revoluciones, lo que ayuda a que la Musso tenga salidas ágiles desde el reposo. Finalmente, se acabó la ruta y se llegó al destino sin mayor cansancio producto de las dificultades del camino, lo que dice mucho de la Musso.

Sin embargo, más tarde, al salir a conocer un poco más las capacidades de esta novedad de SsangYong nos encontramos con que el recorrido de las suspensiones es lo que limitará las excursiones todoterreno de esta camioneta. Ahora, sus capacidades con un juego de neumáticos A/T (all terrain), la tracción 4L (es decir, con reductora) y el diferencial trasero autoblocante son muy respetables.

De vuelta con la Musso Grand

El retorno a Santiago permitió ponernos a los mandos de la versión extendida de la Musso y comprobar qué tanto influyen los 31 centímetros extra. Esta alternativa tiene una caja de carga más larga con la que aumenta su volumen de carga desde 1.011 litros hasta 1.262 litros. En las versiones LX y GLX también recibe la suspensión trasera con paquetes de ballestas que admite hasta 1.020 kilos, contra el máximo de 715 kilos de estas Limited y Limited Plus.

En la caravana no se incluyeron camionetas con esa suspensión más ruda, por lo que no pudimos experimentar las diferencias de puesta a punto. No obstante, evidenciamos que los 11 centímetros extra entre los ejes contribuyen levemente en la compostura en carretera de la Musso Grand, pero, como era previsible, hacen un poco más difícil las maniobras en espacios reducidos, como estacionamientos subterráneos.

De todas formas, en ambas variantes las dimensiones son generosas, lo que exige mayor cuidado en su manejo. En ese aspecto, el monitor de punto ciego es de gran ayuda, especialmente en medio del tráfico capitalino, pero este sólo se ofrece en la versión más costosa.

Así, SsangYong lanzó al mercado chileno una camioneta mediana que puede efectivamente considerarse como un vehículo familiar o bien como uno de trabajo, aunque hay que poner ojo en que el equipamiento de seguridad de cada versión se ajuste al propósito que los clientes tengan para estas Musso. Sus precios comienzan en $15.490.000 más IVA y escalan hasta los $23.990.000 + IVA.

Soy un tipo sencillo. Cuando chico me picó el bichito de la pasión por los autos y los síntomas todavía no se me pasan. Los efectos secundarios me llevaron a estudiar periodismo. Hoy estoy acá para entregarme a quienes leen a la naranja.

Forgot Password