Categorías

Adiós, Jim Rathmann: El ganador de la Indy 500 más luchada de la historia falleció a los 83 años

Jim Rathmann en el Ken Paul Special con que ganó las 500 Millas de Indianapolis de 1960. (Imagen: IndyCar Media, IMS)

El vencedor de las 500 Millas de Indianapolis más longevo que aún se mantenía en vida falleció ayer. Royal Richard Ratmann, más conocido como Jim Rathmann, murió ayer en su casa en Melbourne, Florida a los 83 años. Este piloto estadounidense logró una victoria en la Indy 500, en su versión de 1960 y tres segundos lugares, además de otros dos Top 5 en sus 14 participaciones en la carrera más importante del mundo. Otro de sus éxitos más importantes fue una aplastante victoria en la «Carrera de los Dos Mundos» de 1958, una suerte de match-up de los mejores pilotos de Europa y Estados Unidos en tres carreras en diferentes trazados del viejo circuito peraltado de Monza.

Rathmann logró su triunfo en Indianapolis de espectacular forma, después de años de decepción con sus tres segundos lugares. En 1960, se vivió una de las carreras más recordadas de la historia de la prestigiosa competencia, con un récord de cambios por la punta y dos candidatos, Rathmann y Rodger Ward, luchando lado a lado cuando las carreras se definían por vueltas y no por segundos. Recuerda la carrera y los logros de Rathmann, tras el salto.

El duelo en las 500 Millas de Indianapolis de 1960 es recordado por muchos historiadores como la lucha más épica que haya vivido el óvalo de 2,5 millas. Por más de dos horas, Jim Rathmann y Rodger Ward pelearon mano a mano, realizando arriesgados sobrepasos y exigiendo al máximo sus vehículos. En total hubo 29 cambios en la punta en esta edición de las 500 Millas, lo que sigue siendo un récord aún hoy. 14 de esos cambios fueron entre Ward y Rathmann en la segunda mitad de carrera, lo que explica porque esta competencia es tan recordada.

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=fnSDVsR7qOk[/youtube]

Eran otros tiempos en Indianapolis. Los pilotos corrían con rudimentarios cascos, muchos de ellos sin guantes o elementos básicos de seguridad como cinturones de seguridad. No había estrategia, no había telemetría, ni una forma electrónica de seguir los tiempos ni tampoco radio. Toda la comunicación entre piloto y su equipo de pits era a través de las pizarras en la recta principal. Lo anterior hace más valiosa aún la victoria de Rathmann, ya que él y Ward debieron calcular como desgastar sus neumáticos de la forma más óptima sin apoyo técnico, solo su propia intuición arriba del auto y al mismo tiempo bajar sus tiempos de vuelta para ganar la carrera. Rathmann se escapó en el primer puesto faltando pocas vueltas para el final, al notar que Ward estaba dándole la iniciativa. Cuando Ward quiso atacar, fue demasiado agresivo y al alcanzar a Rathmann notó que sus neumáticos delanteros estaban destruidos, debiendo levantar el pie del acelerador en la vuelta 197 de las 200. Rathmann ganaba en su Ken Paul Special por 12 segundos. El tiempo total de carrera fue 3 horas y 36 minutos, con un promedio de velocidad de impresionantes 223 kilómetros por hora.

Eran otros tiempos en Indy. El Ken Paul Special Offenhauser costaba 35.000 dólares y el premio recibido en dinero fue de 110.000 dólares. 50 años después, ese premio ni siquiera se lo lleva quién termina en el 33° puesto. El propio Rathmann había mentido para debutar en Indianapolis en 1949, cuando tenía menos de la edad legal para correr. Llamándose Royal Richard, se puso el sobrenombre de su hermano mayor James, «Jim» para indicar que tenía 24 años y poder competir. Al final, se hizo conocido como Jim y James debió buscarse otro sobrenombre («Dick») cuando se interesó en las carreras.

Rathmann supera a Rodger Ward en las 500 Millas de Indianapolis de 1960.

Aunque su carrera se basó en Indianapolis y las 500 Millas, los otros dos grandes triunfos de Rathmann fueron en Monza en 1958, derrotando a todas las estrellas europeas de la Fórmula 1 y en 1959, en la USAC 100 disputadas en el recién inaugurado Daytona International Speedway.  Apenas unos meses después de la primera Daytona 500 de NASCAR en Florida, los autos fórmula pisaron el nuevo super-óvalo alcanzando velocidades impresionantes. Rathmann ganó la carrera de 100 millas con un Watson-Offenhauser en apenas 35 minutos, con un  promedio de velocidad de 273 kilómetros por hora, unos 40 kmh más rápido que la velocidad máxima alcanzada por un Stock Car de esa época.

Rathamann fue inducido en el Salón de la Fama del Automovilismo Estadounidense en 1993 y al Motorsports Hall Of Fame en 2007. 6 veces fue el conductor del Pace Car en la Indy 500. El ganador más longevo de la Indy 500 es ahora Parnelli Jones, con 78 años.

 

Editor Área Motorsport

Sigo el automovilismo desde los cuatro años. Es un deporte que nunca deja de sorprenderme, y que me gusta porque mezcla tanto la destreza y estrategia de los pilotos y equipos con la mecánica y tecnología de los automóviles. Me puedes encontrar en Twitter hablando sobre autos como @felipegana

Forgot Password