Categorías

Arriban a Chile las versiones híbridas de los Subaru Forester y XV

Se hicieron esperar, pero finalmente los dos modelos estrella de Subaru ahora se ofrecen en Chile con mecánicas híbridas más eficientes. Todas las versiones añadidas —dos para el Forester y una para el XV— ocupan el mismo motor gasolinero de 2 litros y sistema de propulsión eléctrico, el que, si bien no suma potencia máxima, promete más fuerza y agilidad para un uso normal.

En Estados Unidos esta mecánica se ofrece desde finales de 2018. Durante el año pasado el Ministerio de Energía homologó estas nuevas versiones para nuestro mercado, pero claro, todo en medio de la pandemia. Entremedio el XV recibió un suave facelift, el cual hace su primera aparición en Chile con esta variante híbrida, pese a que todavía ha sido anunciada para el resto de la gama. Sin embargo, llegará más pronto que tarde.

La fórmula clásica se electrifica

Ilustración de un Forester y su tren motriz e-Boxer.

Los Forester y XV Hybrid usan el mismo motor bóxer a gasolina de dos litros sin turbo (FB20) que se encuentra en sus respectivas versiones de entrada, graduado en 150 hp y 196 Nm. A eso se suma un motor eléctrico de 16,7 hp y 66 Nm para crear el tren motriz e-Boxer. Las baterías que lo alimentan están bajo el maletero, en el sitio que en el resto de las versiones ocupa la rueda de repuesto. Por lo mismo, en su reemplazo se equipa un kit antipinchazos.

La fuerza se canaliza a las ruedas a través de la conocida transmisión CVT de Subaru, la Lineartronic, que a su vez es responsable del sistema de tracción Symmetrical All Wheel Drive, infaltable en un Subaru contemporáneo. Ambos motores pueden trabajar simultáneamente, pero la potencia del eléctrico no se eleva tanto como la del térmico, de manera que las cifras máximas están igualmente a nombre del FB20.

Ahora, la bonificación de la fuerza eléctrica, según explica el fabricante, se aprovecha al máximo en las aceleraciones desde el reposo, cuando el motor a gasolina todavía no sube las revoluciones por minuto. Esto se debe a que el motor eléctrico ofrece su torque máximo desde el primer instante, mientras el otro debe escalar hasta las 4.000 rpm para obtener su máximo esfuerzo.

En esta pantalla sobre el salpicadero se muestran gráficos sobre cómo está funcionando el sistema híbrido.

Para minimizar el consumo de combustible y usar más eficientemente la energía, los modelos Hybrid de Subaru cuentan con 3 modos de conducción distintos:

  • Conducción EV (Eléctrica): Tal como sugiere su nombre, en este modo tanto Forester como XV pueden circular sólo con el motor eléctrico. Este es viable cuando el motor de gasolina es menos eficiente y no es necesaria tanta potencia. Sin embargo, si las condiciones del camino lo demandan o si la carga de la batería está baja de carga, el motor de gasolina se vuelve a conectar.
  • Motor Assist: En esta modalidad ambos motores colaboran simultáneamente, lo que siempre depende de la apertura del acelerador y del nivel de carga de la batería de alto voltaje. En este escenario es posible aprovechar el extra de agilidad que aporta el motor eléctrico mientras se mejora en el rendimiento. Este modo de manejo resulta especialmente conveniente en combinación con el modo de manejo X-Mode, que asiste en la conducción todoterreno.
  • Conducción con potencia de motor: Cuando el automóvil se circula a velocidades más altas, marchas o cargas de mayor peso (sobre 3.000 rpm), se activa el motor a gasolina. El motor tradicional logra mayores niveles de eficiencia y respuesta que el eléctrico en este tipo de conducción.
La barra negra entre los focos es el único distintivo exterior de la versión Hybrid en un Forester, aparte de los emblemas, claro.

Una clave para el funcionamiento del sistema de propulsión eléctrica es la regeneración y recarga de energía. Como es propio de los híbridos no enchufables, las baterías se recargan gracias a la transformación de la energía cinética recuperada desde el frenado. Adicionalmente, el sistema también se puede recargar con el motor a combustión interna como “generador”, siempre que este emita más torque del precisamente necesario para la conducción.

Según los registros del Ministerio de Energía, el XV es el más beneficiado por esta nueva mecánica. En ciudad rinde 15,1 km/l, en carretera 16,6 km/l y en el ciclo mixto marcó 15,9 km/l. Es decir, en ciudad mejora casi 4 km/l y el consumo combinado exprime 1,6 km/l más.

Previsiblemente, el Forester no gana tanto con esta opción híbrida, pues es más grande, pesa más y tiene una mayor superficie frontal en desmedro de su eficiencia aerodinámica. Su rendimiento urbano fue de 13,7 km/l, en carretera llega a 15,9 km/ y a ritmo mixto apunta 15,4 km/l. Esto significa que en ciudad es capaz de recorrer 2,1 kilómetros más por cada litro de combustible, pero en el cálculo mixto la mejora es de sólo 1,1 km/l.

“Un par de ojos extra en la conducción”

El facelift del XV trae un nuevo parachoques frontal y trasero, además de nuevos recubribientos plásticos laterales. El Hybrid agrega los detalles plateados.

Así describe Subaru a EyeSight, su sistema de asistencias a la conducción. Consiste en dos cámaras frontales que monitorean la ruta y ofrecen alertas visuales y auditivas en caso de potenciales colisiones. Este sistema se distingue del que usan otros fabricantes por prescindir de un radar frontal, lo que aumenta la precisión del sistema, según la marca, y reduce el costo de reparación en caso de un choque frontal menor.

Entre sus funciones está el control crucero adaptativo, el frenado autónomo de emergencia con detección de peatones, monitoreo y advertencia de abandono involuntario del carril y aviso de arranque del vehículo precedente.

Ese es el selector del modo X-Mode, acompañado de los botones para las distintas cámaras perimetrales de Forester.

A esas se suman las asistencias del Sistema de Detección Trasera de Vehículos, el que incluye el monitor de punto ciego, asistencia de cambio de carril y alerta de tráfico cruzado trasero. Además, este par de modelos serán capaces de frenar automáticamente en caso de ir en reversa deliberadamente contra algún objeto o persona.

Gracias a estos sistemas, los 7 airbags, el control de estabilidad y tracción, entre otros, es que ambos modelos tienen el Top Safety Pick+ del Insurance Institute for Highway Safety (IIHS) y el Highway Loss Data Institute (HLDI). En rigor, esta distinción máxima sólo la tiene asegurada el XV Hybrid, pues Forester no ha sido evaluado en su versión electrificada. Pese a eso, la plataforma es compartida entre ambos modelos y los resultados deberian ser similares.

Finalmente, lo importante es que las especificaciones de estos híbridos que llegan a Chile efectivamente son iguales en seguridad a las que fueron probadas por el organismo estadounidense citado. Por lo tanto, la referencia extranjera esta vez sí es válida.

El precio de la eficiencia

Estos no son ni los primero ni serán los últimos autos que sufrirán los estragos de la pandemia en sus listas de precios. Sí, efectivamente los precios de entrada de un XV hoy son incluso mayores a los del Forester, pero estas variantes Hybrid resaltan ese efecto.

El Forester tiene dos versiones Hybrid, la Dynamic y la Limited, diferenciadas, por ejemplo, por el tapiz de cuero o el audio Harman Kardon presente en la última versión. La primera cuesta $27.190.000 y la segunda son $29.190.000.

A la gama del XV, en cambio, sólo llega una versión híbrida en el nivel de equipamiento más alto, el Limited. Así, su precio de lista es $28.590.000.

Soy un tipo sencillo. Cuando chico me picó el bichito de la pasión por los autos y los síntomas todavía no se me pasan. Los efectos secundarios me llevaron a estudiar periodismo. Hoy estoy acá para entregarme a quienes leen a la naranja.

Forgot Password