Categorías

SUV al estilo ‘coupé’: Audi destapa el Q5 Sportback en Chile

Lo prometido es deuda. Audi había adelantado en marzo, durante el lanzamiento del actualizado Q5 estándar, que más adelante en el año llegaría esta variante Sportback a complementar la su gama SUV. Y, así, cinco meses después se le quitó el manto de encima y con ello comenzó oficialmente su comercialización en Chile con dos versiones bencineras microhíbridas, tal como su hermano tradicional.

El Q5 ya es uno de los modelos más fuertes de la gama de SUV de Audi, pues está en un conveniente punto medio en cuanto a tamaño respecta. Con 4,68 metros de largo, 1,89 metros de ancho y un maletero de 510 litros, tiene espacio suficiente para acomodar en su interior a una familia de cuatro. Ahora, la versión Sportback condimenta esta propuesta con un toque de dinamismo gracias a su techo inclinado que resulta en una estética un poco más jugada.

“Este nuevo Q5 Sportback viene a complementar la renovación que hemos realizado a nuestra familia SUV, por lo que esperamos continuar con el buen impulso que ha tenido la marca durante este año”, comentó Juan José Domínguez, gerente de Audi Chile.

Diseño propiamente Audi

Uno de los propósitos de todas las renovaciones de modelos que ha tenido el fabricante alemán en los últimos meses unificar su identidad estética. Por eso, el frontal de este Q5 Sportback prácticamente no modifica la parrilla octogonal de la variante tradicional. No obstante, sí cambia el diseño de esta según versión: en la de entrada usa líneas verticales cromadas y en la Sport muestra una trama de panal de abejas.

La iluminación exterior —aspecto en el que Audi tiene gran reputación— se trabajó con focos LED como equipamiento estándar. En la versión Sport estos usan tecnología de LED matricial con la que generan un haz con un alcance de hasta 150 metros. Estas unidades son completamente adaptativas a las curvas, los reflejos molestos y al tráfico en sentido contrario.

Girando hacia el perfil de este SUV se distingue inmediatamente la suave caída de su techo hacia el portalón del maletero, lo que le da ese estilo ‘coupé’ y un aire de dinamismo a un diseño que, de otra forma, es bastante elegante y formal. Esta silueta se yergue sobre juegos de llantas de 19’’ de serie o bien de 20’’ cuando se trata del acabado Sport.

Por dentro la historia, sorprendentemente, es muy similar al Q5 regular. Llama la atención, pues el recurso estético a lo ‘coupé’ suele sacrificar espacio vertical en la segunda fila, pero en este modelo no es tan drástica la diferencia. Por otra parte, en diseño y tecnología sí son calcados los interiores de ambas carrocerías, como era de esperarse.

Esto significa que en medio del salpicadero se aloja una pantalla táctil de 10,1’’ para la multimedia, la que llega en reemplazo del panel anterior y también de los mandos físicos con los que tradicionalmente se controlaba el infoentretenimiento en los autos de Audi. El sistema, que además presenta la más reciente interfaz digital de la marca, es compatible con Android Auto y Apple CarPlay.

El otro rincón tecnológico de este interior está detrás del volante, en el panel de instrumentos digital de 12,3’’. Pese a que este núcleo informativo ya no es tan novedoso como lo era cuando recién se estrenó, se mantiene como uno de los más pulcros y mejor desarrollados del mercado por su claridad y facilidad de uso.

El equipamiento continúa con aspectos como el techo panorámico, el sistema de sonido HiFi Audi Sound System de 10 parlantes y 180W, el climatizador de 3 zonas, la iluminación interior en LED, los asientos delanteros con ajuste eléctrico y regulación lumbar, la apertura y cierre eléctrico del maletero, entre otras amenidades.

Sin embargo, hay detalles que se echan en falta como dotación de serie en un auto de esta categoría, como la calefacción de asientos o las asistencias a la conducción. De hecho, estos sistemas sólo alcanzan el monitoreo del punto ciego y el aviso de cambios involuntarios del carril en la versión Sport, lo que desentona con el alto nivel de tecnología que envuelve al conductor dentro del Q5.

Un motor microhíbrido, el nuevo estándar de Audi

El plano técnico de este SUV se traspasa tal cual desde su variante de carrocería tradicional. Es decir, es un modelo desarrollado sobre la plataforma modular MLB del grupo Volkswagen que, para el caso del mercado chileno, sólo llega con una propuesta motriz gasolinera con asistencia microhíbrida.

Bajo la sigla 45 TFSI se encuentra este motor de 2.0 litros con turbocompresor y un alternador reversible que opera con 12 voltios. El conjunto desarrolla hasta 249 hp y 370 Nm, los que se encuentran en un amplio rango de uso entre las 1.600 y 4.500 vueltas por minuto. La potencia es llevada a ambos ejes a través de una transmisión automática de doble embrague húmedo y siete velocidades, que a su vez administra el sistema de tracción integral permanente Quattro Ultra.

Para las dos versiones, 45 TFSI y 45 TFSI Sport, hay una paleta común de ocho colores exteriores, a la que se suman otros dos que son exclusivos para la Sport. De esta manera, el Q5 Sportback se ofrece en Chile a partir de $50.390.000 con la bonificación a todo evento, lo que es algo más de tres millones de pesos por sobre la Q5 tradicional.

Soy un tipo sencillo. Cuando chico me picó el bichito de la pasión por los autos y los síntomas todavía no se me pasan. Los efectos secundarios me llevaron a estudiar periodismo. Hoy estoy acá para entregarme a quienes leen a la naranja.

Forgot Password