Categorías

[Test Drive] Audi Q7 3.0 TDi 8AT, salón cama para toda la familia

DSC_6083

¿Cómo hacer de un auto familiar, uno un poco más ligero y maniobrable? No es una tarea fácil si hablamos de la Q7. Pero como en Audi son verdaderos especialistas en el handling y en las dietas de aluminio, se hace creíble el desafío. Recordarán la primera Q7, el primer SUV de Audi, modelo que llegó a Chile el 2007 para homologarse -y aun con las placas de Ingolstadt-, un vehículo muy grande, pensado para la familia numerosa, más que para enfrentar a sus rivales de BMW y Mercedes Benz. Hace unas semanas le pusimos nuestras manos a la Q7 y nos parece que se cumplen a cabalidad todas las mejoras que Audi señala.

DSC_6084

En la Q7 lo primero que llama la atención son sus líneas rectangulares, solidas. Estas ayudan a dar la idea de una silueta más compacta que en su predecesor, pero desde algunos ángulos, como el frontal con la parrilla hexagonal en 3D, se ve un poco tosca. Hacia atrás, Audi ha perpetuado el concepto de integrar los pilotos traseros en el portalón, para dar la sensación de mayor amplitud en la apertura. Después de unos días, como que el diseño te comienza a gustar; gusto adquirido. Eso tiene que ver con la buena calidad y la atención a los detalles.

DSC_6092
Cambio radical en el interior. El sistema MMI tiene incluso soporte para internet, con una entrada para un chip con plan de datos. Un set de procesadores Nvidia Tegra 4 se encarga de darle poder a todo el sistema de infotainment. Por otro lado el Q7 es el primer auto con una red de fibra óptica, con la que obtiene información de todos los sensores y sistemas del auto.

Los Audi han cambiado. Pasaron por una etapa bastante sosa y desordenada. Hoy Audi ha encontrado su estilo, una apuesta por el lujo, pero interpretado de manera más minimalista y moderna. ¿Madera? No, ahora hay insertos metálicos, cuero negro y piezas cromadas. También hay bastante uso de iluminación blanca. El resultado es fresco, ordenado, muy alemán y con una ergonomía mucho más superada. El enfoque tecnológico se hace en la pantalla central de 12,3», la que se esconde para mayor discreción. El sistema MMI se maneja a través de un panel táctil y una perilla. La caja automática de ocho velocidades también tiene un selector futurista. Ahora ya sabemos porque a Tony Stark le gusta tanto su R8.

El interior cuenta con todas las amenidades tecnològicas que cualquier vehículo premium y alemán podría tener, así que la respuesta será si cada vez que preguntes por asientos eléctricos con calefacción, navegador o modos de manejo. Sin embargo lo que sorprende, es su habitabilidad. Las plazas traseras son reclinables y ofrecen un espacio digno de Salón Cama. Ahora, esto es porque cuando desplegamos la tercera corrida de asientos (de manera eléctrica), debes correr las plazas -ahora- centrales hacia adelante, donde aún tienes espacio de sobra. El espacio en las plazas traseras no es para adultos y se percibe pequeño, pero no lo es tanto. Lo único incomodo es su acceso. El maletero también es muy versátil, con espacios para guardar objetos y una barra organizadora. Un detalle no menor, es el espacio del maletero con la rueda de repuesto instalada en su interior, se supone que con neumaticos Run-Flat, la rueda de repuesto no seria necesaria. No fue este el caso.

DSC_6093
10 km/l promedio… ¿Con un motor Diesel? Bueno… lo anduvimos pisando un poco y lo segundo es que debemos recordar el sistema de tracción integral. La velocidad ni se siente en rectas.

En cuanto a su performance, como buen vehículo del grupo Volkswagen, puede optar por muchas personalidades. Con los botones Drive Select, puedes setear el auto para que se comporte mejor en ciudad, autopista o todo terreno. También hay una opción automática y custom, por si quieres dejar programado algún setting en particular. El modo Comfort hace las cosas sencillas en ciudad, si bien el volumen del auto se siente en el peso, la Q7 es muy sencilla y amistosa de conducir. Claro que el modo Dynamic cambia las cosas y wow… como corre, alcanzando los 100 km/h en apenas 7 segundos. El tema está claramente en que es un SUV familiar y por mucho que el sistema Quattro muestre un agarre insuperable, la suspensión no está hecha para la velocidad y sumado a que los asientos no tienen muy buena sujeción lateral, el manejo se siente un tanto inseguro.

DSC_6091

El Audi Q7 no tan solo es un excelente SUV de lujo para las familias numerosas, sino que también es un gran ejemplo de como Audi, una marca a la que personalmente encuentro esteril y aburrida, por fin encuentra nuevamente un camino y una identidad. Sobre esta versión en particular nos duele el precio. Por todo lo que se paga… un techito panorámico, un sistema de audio premium… no costaba tanto poner de serie ¿No? Muchos de los espectaculares avances tecnológicos que presenta el Q7 como la dirección a las cuatro ruedas, el programa de asistencia al estacionarse, radares y la suspensión ajustable, entre otros, vienen como extras por un precio más elevado.

Datos Técnicos

Motor

  • V6 3.0 TDi (Turbo + Inyección Directa)
  • 250 HP @ 2910-4500 RPM
  • 600 Nm @ 1500-2910 RPM

Transmisión

  • Tiptronic de 8 velocidades con 4 modos de manejo y cambios al volante

Tracción

  • Integral (quattro) permanente con reparto de torque y diferencial central autoblocante

Rendimiento de Combustible (Según catalogo, no hay cifras del 3CV)

  • Mixto: 16 km/l
  • Observado (Mixto): 10-12 km/l

Precio

  • Q7 3.0 TDI 8AT: US$74.000

Puntuación Racing5

  • Por Fuera: 17/20
  • Por Dentro: 18/20
  • Tren motriz: 18/20
  • Al Volante: 17/20
  • Valor: 15/20
  • Total: 85/100

[Best_Wordpress_Gallery id=»12″ gal_title=»Audi Q7″]

Ex-Editor y Test Driver - La grua se lo llevó a la competencia, despues de 6 años defendiendo los colores de la Escuderia Naranja. Sin embargo, en su corazón, todos sabemos que es de los nuestros. En Twitter es @absolutbeer

Forgot Password