Categorías

[Toma de contacto] MINI impulsa y actualiza al Countryman en Chile

El Countryman necesita mantenerse lozano para competir en el peleado segmento de SUV aspiracionales. Por lo mismo, MINI le hizo un lavado de cara y le agregó algunas tecnologías para darle un impulso de media vida al modelo que representa un 30% de sus ventas en Chile. Además, decidieron mantener los precios de la gama para mejorar la propuesta de valor.

Aunque sea “solo” un facelift y no una nueva generación, este es un momento y un producto muy importante para MINI en Chile por dos grandes razones. Ocurre que este es el primer lanzamiento de la marca con su nuevo representante en estas tierras, Williamson Balfour Motors; y, también, el Countryman, además de acarrear la mayor fracción de ventas nacionales de la marca, es el modelo con mayor potencial dentro de la gama, según los ejecutivos de WBM.

Los nuevos trazos exteriores en el Countryman se concentran en los parachoques y en la máscara, elementos en los que prima la horizontalidad para enfatizar el ancho de este modelo. La versión Cooper S con el sistema de tracción All4 se distingue con unas molduras de color aluminio pulido en los parachoques que hacen de gesto aventurero.

Todas las versiones usan focos de LED en el exterior, aunque en la deportiva variante John Cooper Works se encuentran ópticos de LED matricial. Esta tecnología, además de generar una luz más potente, es capaz de adaptar la forma del haz luminoso para evitar encandilar a otros conductores. Ahora, en todos los Countryman se encontrará la bandera del Reino Unido divida en cada foco posterior.

Pese a que apenas roza los 4,3 metros de largo, el Countryman profita de un interior muy versátil, el cual para esta actualización tiene un par de novedades tecnológicas relevantes. La primera es la sustitución del famoso cuadro de instrumentos circular y analógico por uno completamente digital y ovalado de 5’’, como el visto en el MINI GP. Este viene acompañado de una rediseñada pantalla táctil para el sistema de infoentretenimiento que ahora llega a las 8,8’’ y suma nuevos botones táctiles.

Los asientos deportivos ahora son parte del equipamiento estándar de todas las versiones. Estos se ofrecen con variadas tapicerías, una de ellas siendo esta opción mixta de tela y cuero; un gran toque de calidad y personalidad para este MINI. Un detalle menor es la reubicación del selector de modos de manejo, que pasó de estar en la base de la palanca de cambios a ser una de las palancas frente a la misma.

El resto de las virtudes de este habitáculo se mantienen intactas: generoso espacio en los asientos delanteros; no tanto en los traseros, pero más que suficiente para cuatro adultos; gran amplitud para las cabezas y una buena área vidriada; un práctico maletero de 450 litros; y, fundamental para un SUV aspiracional, una sobresaliente calidad de materiales y encastres.

Mecánicamente el Countryman se mantiene tal como venía previamente a su actualización, con sus tres motores gasolineros turboalimentados. Su gama de versiones inicia con el Cooper y su motor tricilíndrico de 1.5 litros que ofrece 136hp y 220 Nm gestionados a través de una transmisión automática de doble embrague con 7 marchas. Este es del mismo tren motriz—y plataforma— de tracción delantera del BMW 118i que probamos hace algunas semanas.

Le sigue el Cooper S con su motor de cuatro cilindros y 2 litros que desarrolla hasta 192 hp y un torque de 280 Nm. Este usa otra transmisión automática, en este caso con convertidor de par y 8 velocidades. La versión Cooper S All4 acopla a dicha caja de cambios un sistema de tracción a las cuatro ruedas que recurre al eje trasero cuando el agarre resulta insuficiente.

Finalmente está el John Cooper Works (JCW), la variante más rabiosa en este modelo. Este modelo fortalece la mecánica del Cooper S All4 hasta los 306 hp y 450 Nm. Suma a la transmisión All4 un diferencial autoblocante en el eje delantero para plasmar toda la potencia en el suelo. Asimismo, tiene una suspensión adaptativa y monta frenos más grandes con 4 pistones en cada pinza del tren delantero. Con todo, logra marcar el 0 a 100 km/h en sólo 5,1 segundos y una velocidad máxima de 250 km/h.

Una auspiciosa primera impresión

El anterior Countryman ya pasó por las manos de Racing5 en una prueba de manejo que hicimos en 2017. En aquella oportunidad Nicolás Espinoza, nuestro director general, abría la nota destacando del Countryman que: “es el más grande de la familia, pero en ningún caso eso lo hace aburrido”. Tras dar una breve vuelta en este renovado SUV durante su presentación pudimos corroborar que este sigue siendo su enfoque.

Salimos como pasajeros desde la nueva casa de MINI en Chile en Avenida La Dehesa con dirección hacia Lo Curro. El Countryman es el modelo más grande de la marca, pero sigue siendo “mini” contra un BMW X2 o un Lexus UX. Pese a eso, ofrece un lugar muy cómodo y razonablemente espacioso para los ocupantes traseros. El túnel de transmisión irrumpe bastante en el suelo del asiento central, pero a cambio ofrece dos conexiones USB-C y salidas de ventilación. Esta versión Cooper S goza también de un doble techo de cristal.

Desde esos asientos —y también desde el del conductor, como pudimos comprobar después— el andar se sintió firme, aunque de ninguna forma incómodo, algo que denota esa orientación más familiar de este MINI sin dejar de lado el espíritu deportivo propio de la marca.

Mención aparte merecen los asientos delanteros por la impecable calidad de su tapiz, la sujeción lateral y de pantorrilas y su gran rango de ajustes.

En el camino de vuelta nos tocó tomar el mando del Countryman. Los primeros metros los hicimos en el modo Green (para ahorro de combustible), el cual nos sorprendió por no ser molestosamente restrictivo en la entrega de potencia, como sí ocurre en muchas con muchos otros autos y fabricantes.

Seguimos el camino en el modo Mid, programa seleccionado por defecto cada vez que se enciende el auto y probablemente el que más usará la mayoría de los usuarios. Para conveniencia de estos mismo futuros clientes, este resulta ser muy equilibrado entre el desempeño y la eficiencia energética. El auto fluyó ágil y suavemente por las calles de Vitacura y Lo Barnechea, con suficiente potencia disponible para una conducción normal con cierto brío.

Es decir, nos encontramos con un auto tan polivalente como lo conocimos hace algunos años, pero con algunas novedades tecnológicas y estéticas que mejoran el valor de su propuesta. Por cierto, con el valor aparece el tema de los precios, los cuales fueron determinados para competir con sus pares de marcas aspiracionales, pero también con generalistas como el Subaru XV o el Peugeot 3008, cuyos precios de lista llegan a cruzarse con los del Countryman.

Estos son los precios del nuevo MINI Countryman al momento del lanzamiento:

  • MINI Cooper Countryman Classic: $24.990.000
  • MINI Cooper S Countryman Iconic: $29.490.000
  • MINI Cooper S All4 Countryman Iconic: $32.990.000
  • MINI Cooper JCW Countryman: $39.990.000

Soy un tipo sencillo. Cuando chico me picó el bichito de la pasión por los autos y los síntomas todavía no se me pasan. Los efectos secundarios me llevaron a estudiar periodismo. Hoy estoy acá para entregarme a quienes leen a la naranja.

Forgot Password