Categorías

IndyCar bajo la lupa: Lo que pasó en Motegi, y lo que se viene con Power como nuevo líder del campeonato

La IndyCar se despidió por un tiempo de Japón con victoria de Scott Dixon y con un nuevo líder en los puntos, Will Power. (Imagen: IndyCar Media - Michael L. Levitt LAT Photo USA)

La IZOD IndyCar Series estuvo en Japón, disputando durante la madrugada del domingo su 16° fecha, en el circuito permanente de Motegi. La carrera no estuvo particularmente llena de acción como otras fechas de la IndyCar pero los puntos si vivieron un importante salto ya que Will Power es el nuevo líder de la clasificación luego de obtener un segundo lugar, detrás del neozelandés Scott Dixon, dominante ganador de la competencia. Dario Franchitti tuvo un mal día, luego de apresurarse en adelantar a Graham Rahal y Ryan Briscoe en una relargada, lo cual terminó en toque y enviando a los autos de Briscoe y Franchitti al fondo de la línea al quedarse «pegados» en la curva 1. Dario remontó hasta el 8° lugar, pero no fue suficiente para salvar el liderato en los puntos. Pero ojo, vienen dos óvalos para cerrar el calendario y sabemos que en ellos, el escocés tiene una amplia ventaja sobre Power…

Lo que pasó en Motegi, lo que no pasó y debió pasar, todo el análisis y lo que se viene en Kentucky y Las Vegas, tras el salto.

Power, Franchitti, ¿Dixon?: El campeonato se define en los óvalos

Tres pilotos con posibilidades matemáticas a quedarse con el título de campeón sobreviven después de Motegi. Ha cambiado el nombre que está en el tope: Ahora es nuevamente el australiano Will Power, quién pudo aprovechar los problemas de Dario Franchitti en Japón para colocarse adelante por 11 unidades. Franchitti pudo salir fácilmente con el liderato en Japón pero el choque con Briscoe lo mandó al fondo y no pudo terminar en el Top 5 en el cual giraba. Bueno, 11 puntos no es demasiado, ya que el solo hecho de ganar una carrera entrega una diferencia de 10 puntos con el segundo lugar (El puntaje de la IndyCar sigue así: 50, 40, 35, 33, 30, 28, 26, etc.) y considerando que Franchitti es uno de los mejores pilotos en óvalos de la categoría, una victoria es perfectamente posible en los siguientes circuitos ovales de 1,5 millas de Kentucky y Las Vegas. Scott Dixon mantiene algo de esperanzas, a 59 puntos, sin embargo, para acercarse al título requiere de que Power y Franchitti tengan problemas mecánicos o accidentes en la próxima fecha. De lo contrario, quedará fuera de alcance.

Will Power sale de Motegi como puntero del campeonato de la IZOD IndyCar Series. (Imagen: IndyCar Media - Chris Jones)

Power claramente no estará tranquilo sabiendo que tiene que volver a definir en los óvalos, en los cuales se le escapó el título el año pasado. Sin embargo, el año pasado en Kentucky, un óvalo de manejo fino, el australiano fue competitivo en su primera parte, aunque finalmente terminó 8°. Las Vegas es muy parecido a Chicagoland Speedway, donde Power también pudo pelear con Franchitti por la victoria (el escocés terminaría ganando), pero un problema en los pits lo condenó a terminar 16°. Allí fue donde Will perdió el título 2010, aún cuando faltaban tres fechas por correr. El único óvalo de 1,5 millas visitado este año fue Texas, que es mucho más peraltado, en la cual Franchitti y Power repartieron triunfos (fue fecha «doble»).

Campeonato tras Motegi (faltan 2 fechas)

  1. Will Power 542
  2. Dario Franchitti 531
  3. Scott Dixon 483
  4. Oriol Servia 397
  5. Tony Kanaan 353
IndyCar Japan Final. La IndyCar no volverá el próximo año a Japón, y no lo hará en el corto plazo. Will Power (2°), Scott Dixon (1°) y Marco Andretti (3°). (Imagen: IndyCar Media, Chris Jones)

A pesar de los sustos, correr en Japón valió la pena

El MotoGP aún no sabe que pasará dentro de dos semanas con su fecha en Motegi, en la misma pista utilizada el domingo por IndyCar, pero si sirve de experiencia, la competencia realizada por la categoría de open-wheel fue un total éxito y completamente segura, a pesar de los miedos y recelo expresados por algunos pilotos como Danica Patrick. No fue exactamente un fin de semana tranquilo en Japón, con tres temblores con magnitudes superiores a 6 en la escala de Richter, pero en un país con cultura sísmica esto no pasó a mayores. El público acompañó a la IndyCar en su despedida de Motegi: casi 70.000 personas vieron la victoria de Scott Dixon y también hubo buen marco de asistencia para las prácticas del viernes y la clasificación. Si hay problemas económicos en IndyCar, un compromiso como este, con Honda, Bridgestone y los fanáticos japoneses, muestra que sigue siendo una entidad confiable y que cumple sus promesas.

Race Control y Brian Barnhart: Nuevamente protagonistas

Y son protagonistas para mal. La IZOD IndyCar ha tenido un mal año en cuanto a las decisiones de los comisarios, que han sido cambiantes entre las diferentes carreras, entre los diferentes pilotos, con camionetas de servicio girando en contra de los autos en la pista e incluso tomando decisiones insólitas como largar una carrera de óvalo bajo la lluvia y luego borrando las vueltas… Las cosas no mejoraron para Brian Barnhart, presidente de Competición y director de carrera de la IndyCar, que sigue hundiendo su reputación para el público y para los propios pilotos.

Barnhart fue criticado por la pobre penalización impuesta sobre Dario Franchitti, que chocó sin criterio a Ryan Briscoe en la vuelta 25 durante la relargada por el abandono de JP de Oliveira, incidente que también involucró a Graham Rahal y Charlie Kimball. Franchitti cayó al fondo de la línea, por el incidente ya que quedó «pegado» al auto de Briscoe y se vio obligado a usar la reversa para salir de la curva 1. IndyCar encontró criterioso que el escocés ya había recibido su castigo y solamente lo mandaron detrás de todos los autos clasificados en la carrera para la siguiente relargada. ¿Suficiente? Alex Tagliani y Ryan Hunter-Reay pueden contar perfectamente que en Edmonton se encontraban ya en el fondo de la grilla y recibieron un pase y siga por boxes extra… El hecho de penalizarse a si mismo es una de las peores ocupaciones del «criterio» de los oficiales, quienes debieran abogar porque incidentes similares recibieran penalizaciones similares.

¿Dario Franchitti recibió suficiente castigo por voltear a Ryan Briscoe? Después de hacerlo perder 20 puestos, Franchitti quedó en la cola del australiano en la siguiente relargada. (Imagen: IndyCar Media, Chris Jones)

Peor aún, en la misma carrera de Motegi, Barnhart volvería a tener una decisión polémica. Helio Castroneves sería relegado al 22° puesto, después de adelantar a JR Hildebrand por el 7° puesto con bandera amarilla local presente en sectores de la pista por las salidas de Charlie Kimball y Vitor Meira. Para Castroneves, adelantar con amarilla es injustificado pero la presencia de la bandera amarilla debió haber sido global, de circuito completo y con salida del Safety Car, ya que para el abandono de JP de Oliveira así se hizo, aún cuando se encontraba en una posición igual de peligrosa. Peor aún, la salida del Safety Car con Oliveira solo se realizó una vez que todos los punteros habían realizado sus detenciones en boxes, un par de giros después de que el auto quedara definitivamente parado. ¿Seguridad o show? Castroneves fue particularmente crítico con Barnhart tras la carrera en su cuenta de Twitter«Es triste ver como una persona es responsable de hacer caer una serie completa. Brian Barnhart es inconsistente e incluso cambia el reglamento cuando le conviene a él y a sus intereses personales. En la misma carrera pero en televisión internacional, penaliza a algunos y no a otros. Haciendo mías las famosas palabras de Paul Tracy, ¡Brian Barnhart es un payaso de circo!». No es el primer grito de los pilotos.  Will Power lo hizo de manera muy particular en New Hampshire. ¿Cuando llegará la explicación seria de IndyCar?

Takuma Sato lidera a un grupo de autos en Motegi. El Dallara IR-05 se despidió de los circuitos permanentes en Japón. No te echaremos de menos. (Imagen: IndyCar Media - Michael L. Levitt, LAT Photo USA)

Adiós Dallara IR-05, los circuitos permanentes no te echarán de menos

Motegi representó una fecha significativa para la IndyCar, no solo porque la categoría se despide de Japón en el corto plazo, sino que también fue la última carrera en circuitos permanentes o callejeros para el viejo chasis Dallara IR-05 que es la fórmula que viene utilizando la Indy desde 2005, pero que es escencialmente el mismo auto que el IR-03 que hizo sus primeras vueltas en 2003. El Dallara IR-03 fue diseñado para correr exclusivamente en óvalos, y es algo en lo que no podemos discutir, hace bien el trabajo: es muy seguro, bastante rápido y permite acción lado a lado en la pista. El problema fue que IndyCar comenzó a dejar de lado los óvalos por problemas económicos y de público, y nació la necesidad de modificar el auto para que fuera capaz de correr en circuitos permanentes y callejeros. No había demasiado que hacer, sin tener que modificar completamente el diseño: La solución fue agrandar las alas traseras y delanteras, algunos retoques de peso y suspensión. Lamentablemente, esto hacía del Dallara Honda un auto con mucha potencia, pero muy pesado, brusco y tosco en velocidad de curva, en comparación con lo que debería ser.

JP de Oliveira a bordo de su Swift Toyota de Fórmula Nippon. Tienen motores con menor potencia pero el desarrollo aerodinámico para circuitos permanentes es 4 segundos más rápido que el actual IndyCar (además se ve mejor). Verguenza para la categoría estadounidense. Que bueno que el año que viene habrá un auto totalmente nuevo. (Imagen: Bridgestone Motorsport)

Hasta Motegi, no había una prueba certera de lo pobre que era el diseño utilizado por 7 años por IndyCar en circuitos permanentes y callejeros. Pero en esta pista, que IndyCar nunca antes había utilizado (antes se corría en el óvalo) compite usualmente la Fórmula Nippon, con autos con nuevos chasis Swift pero motores con entre 50 y 80 HP  menos que los Honda de IndyCar. Cuento corto, la diferencia entre la vuelta más rápida lograda por un Nippon fue 4 segundos más rápido que cualquier giro marcado por un IndyCar, un auto mucho más potente y en el cual se invierte mucho más dinero. Ouch. El más sorprendido debe haber sido JP de Oliveira, un competidor frecuente de la F. Nippon y que corrió junto a Conquest Racing: según el brasileño, en el IndyCar se giraba más lento en las curvas, se tenía que frenar mucho antes y la tracción era peor. Todo esto se resume en menor promedio de velocidad y dificulta los sobrepasos en circuitos. 2012 no puede llegar antes para la categoría, con un auto diseñado específicamente para circuitos y otro distinto para óvalos, que permitirá aprovechar los talentos de Will Power, Dario Franchitti y Tony Kanaan batiendo récords y no para ser derrotado por categorías menores.  Al fin.

Los Highlights de Motegi, en video

[youtube]http://www.youtube.com/watch?v=fAR-gpoPrqg&feature=channel_video_title[/youtube]

Resultados de Motegi (puesto de largada entre paréntesis)

1. (1) Scott Dixon
2. (2) Will Power
3. (10) Marco Andretti
4. (15) Alex Tagliani
5. (16) Oriol Servia
6. (14) Sebastien Bourdais
7. (19) JR Hildebrand
8. (9) Dario Franchitti
9. (20) Mike Conway
10. (11) Takuma Sato
11. (23) Danica Patrick
12. (3) Graham Rahal
13. (8) James Jakes
14. (26) Simona de Silvestro
15. (5) James Hinchcliffe
16. (18) Giorgio Pantano
17. (25) Tony Kanaan
18. (22) Hideki Mutoh
19. (21) Ana Beatriz
20. (4) Ryan Briscoe
21. (13) EJ Viso
22. (6) Helio Castroneves
23. (7) Charlie Kimball [-1 vuelta, fuera de pista]
24. (17) Ryan Hunter-Reay [-1 vuelta, fuera de pista]
25. (24) Vitor Meira [-2 vueltas, fuera de pista]
26. (12) Joao Paulo de Oliveira [-43 vueltas, transmisión]

 

Editor Área Motorsport

Sigo el automovilismo desde los cuatro años. Es un deporte que nunca deja de sorprenderme, y que me gusta porque mezcla tanto la destreza y estrategia de los pilotos y equipos con la mecánica y tecnología de los automóviles. Me puedes encontrar en Twitter hablando sobre autos como @felipegana

Forgot Password