Categorías

[Video] Un Hemi de 2.500 HP, en 2 ruedas y sobre su techo, Jay Leno y el ‘Hemi Under Glass’

IMG_6594

Los que amamos a los autos conocemos a Jay Leno por su maravillosa colección de vehículos, aunque nunca lo hayamos visto en su exitosa carrera como uno de los comediantes y animadores más famosos y mejor pagados de Estados Unidos. Leno se ha ganado un lugar entre los tuercas publicando numerosos videos (pueden ver su canal de YouTube aquí) donde comparte su colección, de unos 250 vehículos, con el resto del mundo. Sorprende la diversidad de sus adquisiciones. Desde pequeños clásicos populares como un Fiat Topolino, hasta los más potentes superautos, pasando por diversas motos y autos a vapor, turbina y eléctricos. Mientras tenga ruedas, despierta la atención de Leno, y quienes vemos sus videos lo sabemos agradecer.

Jay's 2015 McLaren P1
Los McLaren de Jay Leno.

Porque Jay Leno no solo muestra los autos estacionados en su garage, nada de eso. En cada video Leno o alguno de sus invitados saca a estas piezas de colección al menos a dar una vuelta, y cuando los elegidos dan para eso, también los vemos a toda velocidad. En definitiva, el gran éxito de la cuenta de los videos online de ‘Jay Leno’s Garage’ llevó la idea a la televisión, y este año CNBC está transmitiendo ya la segunda temporada del programa.

IMG_6562

En el último episodio Leno fue a conocer a uno de sus ídolos de infancia, Bob Riggle, condutor del famoso «Hemi Under Glass». Este es un Plymouth Barracuda con el motor ubicado en lugar de los asientos traseros, bajo su característico vidrio panorámico (de ahí el nombre «Hemi bajo el vidrio»). Gracias a sus 2.500 (¡!) caballos de fuerza y la distribución del peso, «todo atrás», el truco estrella de Riggle es levantar al Barracuda sobre sus ruedas traseras, un tradicional «wheelie».

IMG_6560

Y esto fue lo que sucedió, cuando Leno cumplía una más de las cosas en su «lista de deseos», un «wheelie» en el «Hemi Under Glass».

Aparentemente, Riggle no está acostumbrado a realizar sus trucos en un circuito oval. Y simplemente «se le acabó la pista». Para evitar golpear el límite del circuito, dio un volantazo y con esa distribución del peso y viniendo de un «wheelie», el auto volcó. Varias veces.

IMG_6571

Gracias a la jaula de seguridad incorporada al habitáculo y el uso de arneses y cascos, nadie salió herido… aparte del Barracuda (y seguramente, el orgullo de Bob Riggle), cuya carrocería quedó bastante dañada. Personalmente, no temo por el futuro del «Hemi Under Glass», ya que probablemente Leno se encargue de devolverlo rápidamente a su gloria original.

Fanático de la historia y el diseño automotriz desde que tiene memoria. Siempre pendiente de los nuevos modelos de los fabricantes en los mercados de todo el mundo. También le gusta fotografiar sus modelos favoritos.

Forgot Password