Categorías

Retro5: Como en los viejos tiempos, la Fórmula 1 definiría el campeonato de pilotos en Suzuka

Suzuka es especial. Un lugar único, histórico y siempre repleto de fanáticos. Este año podría volver a definir un campeonato mundial, algo que no sucede desde 2003. (Imagen: Prensa Williams F1, Steven Tee/LAT Photographic)

Desde los finales de los 80 y hasta la mitad de la primera década de los 2000, el Gran Premio de Japón en Suzuka se consolidó como aquellla fecha que definía el Campeonato Mundial de Fórmula 1. No siempre fue la última fecha del calendario, a veces la penúltima o la antepenúltima, pero por algún motivo las definiciones se daban en Suzuka. Por ajustes en el calendario, Japón dejó de ser la fecha decisiva: Aparecieron al medio Abu Dhabi, Corea del Sur y se pasó el cierre de campeonato a Brasil. Este año, además de las tres mencionadas anteriormente, se agrega India.

Pero curiosamente, el dominio aplastante de Sebastian Vettel permitió que el alemán llegara con chances de coronarse campeón en Singapur, algo que no se dio a pesar de haber ganado la carrera. En Japón este domingo, Vettel solo necesita un punto para obtener su segundo título. Sería apropiado para Sebastian Vettel sumarse a lista que ya integran Nelson Piquet,  Ayrton Senna, Alain Prost, Damon Hill, Michael Schumacher y Mika Hakkinen quienes se coronaron en Suzuka en el pasado.

Lo que necesita el niño maravilla

Vettel tiene una ventaja de 124 puntos sobre Jenson Button, con 125 unidades en juego. Mark Webber, Fernando Alonso y Lewis Hamilton quedaron descartados matemáticamente en Singapur. Es decir, el alemán solo necesitaría sacar un punto en cualquiera de las próximas 5 carreras para ser campeón, eso esperando que Button las gane todas partiendo este fin de semana en Japón. Altamente improbable, considerando que el peor resultado de Vettel esta temporada es un 4° puesto en el Gran Premio de Alemania. Las cosas no pueden ser más fáciles para el germano para obtener el bicampeonato en Japón: Vettel se corona campeón si suma al menos un punto (10° puesto) sin importar la posición de Button, o si Button no gana la carrera.

El alemán Sebastian Vettel podría celebrar su bicampeonato en Suzuka este fin de semana con un 10° puesto.

Una historia de vencedores

Suzuka no solo es una de las pistas más esperadas del calendario de la Fórmula 1 por su espectacular diseño, con curvas muy rápidas entre las cuales destaca la famosa 130R, sino que por mucho tiempo fue el centro de las definiciones del Campeonato Mundial. El primer Gran Premio de Japón se realizó en 1976, pero fue en el circuito de Fuji. Duró solo dos años y desapareció por 10 años después de un accidente que causó la muerte de dos espectadores. Una vez que la F1 volvió a Japón en 1987, la sede fue Suzuka, circuito propiedad de Honda.

En Suzuka  la historia comenzó a ser escrita inmediatamente en las rectas y curvas veloces del único circuito en forma de «8» en la F1. En el 87, Nigel Mansell chocaba en prácticas, lesionándose y permitiendo que su compañero, el brasileño Nelson Piquet se coronara como campeón sin esfuerzo. En 1988, la victoria de Ayrton Senna en Suzuka le permitía asegurar el campeonato por delante de Alain Prost, gracias al extraño sistema de quedarse solo con los 11 mejores resultados en 16 carreras.

Pura historia. Prost y Senna chocan en la chicana de Suzuka en 1989. El campeón es Prost después de la polémica descalificación del brasileño.

Pero el momento más clásico se daría dos años más tarde: Fue en Suzuka donde Ayrton Senna y Alain Prost se chocaron en la chicana en 1989 mientras peleaban por la carrera y el campeonato. La relevancia del choque entre los dos compañeros de equipo en Mclaren y la posterior descalificación de Senna que le entregó el título a Prost, harían entrar esta carrera para siempre en la historia del automovilismo. La polémica es hoy parte de las escenas principales de la película Senna y marcó la carrera del brasileño. Asimismo, en 1990, Prost y Senna volverían a chocar ahora en la largada  del nuevamente definitivo Gran Premio de Japón, siendo esta vez el brasileño el favorecido.

En 1991 el campeonato de F1 se definiría en Suzuka por quinto año consecutivo. Con la victoria de Gerhard Berger y Ayrton Senna en el segundo puesto, el legendario brasileño lograba su tercer título mundial a falta de dos fechas al haber sacado suficiente ventaja sobre Nigel Mansell. Senna ganó sus tres campeonatos en Suzuka.

Después de tanta electricidad en las definiciones, Japón volvería a convertirse en la fecha clave recién en 1996. Damon Hill ganaba la carrera y Jacques Villeneuve se veía forzado a abandonar al perder la rueda trasera derecha de su Williams a mitad de carrera, lo que definía el campeonato ya que el canadiense necesitaba ganar y que Hill no sumara para recibir los honores.

Damon Hill celebra después de coronarse campeón mundial de Fórmula 1 en 1996 en Suzuka. (Imagen: LAT Photographic/Williams F1)

En 1998 y 1999, Mika Hakkinen lograría sus dos títulos en Suzuka: en el 98, Michael Schumacher se quedaba plantado antes de la largada teniendo la pole position, debía partir último y luego cuando remontaba de forma impresionante debió abandonar por problemas con un neumático entregándole el campeonato al finlandés que ganó la carrera. En el 99, Hakkinen ganó nuevamente el Gran Premio de Japón en Suzuka sacándole casi una vuelta de ventaja a Eddie Irvine, su principal rival en la lucha por el título y sellando la definición.

Otro momento memorable llegaría en la temporada 2000: Suzuka le jugaría una mala pasada a Hakkinen, ya que en esta carrera, Michael Schumacher obtendría su primer campeonato para Ferrari acabando la sequía de 21 años sin títulos para la casa del Cavallino. Schumacher tenía la pole pero fue sobrepasado por Mika en la salida, y solo pudo adelantarlo en los pits aprovechando una pequeña llovizna y una adecuada estrategia de detenciones en los boxes. La emoción del alemán golpeando su volante en la recta principal después de haber ganado el Gran Premio y el campeonato es inolvidable.

"Schumi" ganó el título del 2000 en Suzuka utilizando la estrategia para derrotar a los Mclaren.

Schumacher, el más ganador en la historia de Suzuka con 6 triunfos, no volvería a necesitar definir un campeonato en Suzuka hasta 2003, en la cual solo requería un octavo lugar, un puntito, para ganar su sexto título mundial por delante de Kimi Raikkonen y Juan Pablo Montoya. El alemán tuvo una de sus carreras más difíciles largando desde el 14° lugar y después de varias incidencias pudo llegar justo al octavo puesto. De cualquier forma, Kimi había terminado 2° y le faltarían 2 unidades para alcanzarlo. Esa fue la última definición vivida en Suzuka. En 2006, se dirá siempre que Schumacher perdió su teórico octavo campeonato en Japón al reventar su motor mientras lideraba ampliamente, pero lo cierto es que la definición real se dio dos semanas después en Brasil, donde Fernando Alonso fue coronado bicampeón. Fuji sería la sede para 2007 y 2008 y Suzuka volvería recién en 2009, en una posición mucho más temprana en el campeonato.

Pero ahora, la historia podría seguir escribiéndose este domingo en la 130R de Suzuka.

Editor Área Motorsport

Sigo el automovilismo desde los cuatro años. Es un deporte que nunca deja de sorprenderme, y que me gusta porque mezcla tanto la destreza y estrategia de los pilotos y equipos con la mecánica y tecnología de los automóviles. Me puedes encontrar en Twitter hablando sobre autos como @felipegana

Forgot Password