Categorías

Senna: el fin de una época

Mencione en tres palabras todo lo que se le venga a la mente cuando decimos Ayrton Senna. Difícil.

Y bueno, con lo grande que es la historia de la Fórmula Uno, todos podemos tener nuestros pilotos favoritos. Fangio, Clark, Villeneuve, Piquet, Prost, Hakkinen, Schumacher, Raikkonnen, Hamilton y así seguir en una larga lista, pero es imposible negar el aporte de Ayrton Senna a la Fórmula Uno, no solo en lo deportivo, sino que en lo humano y en lo pasional, algo que actualmente falta, no solo en la máxima categoría del deporte motor, también falta en muchos deportes actuales de alto rendimiento y en nuestra calidad como personas.

El documental de Senna es un fiel reflejo de su vida, una historia marcada por la humildad, la pasión y la competencia.

Asif Kapadia es un documentalista británico que se caracteriza por dirigir documentales que siempre tienen a un personaje luchador inmerso en un ambiente hostil.

Así de hostil es el mundo de la Fórmula Uno, antes en materias de seguridad, ahora en lo económico y en lo político. Senna queda justo en la peor parte, en la transición, a fines de los años 80 y comienzos de los 90.

El documental se inicia con una cuña de Ayrton recordando su paso por el Karting y recordándolo como su mejor época, cuando uno corría por competencia y no se veía atrapado entre el dinero y la política. Desde ahí todo se sucede de forma natural, sus primeros pasos por Toleman y Lotus, sus exitosos años en McLaren y su desafortunado desenlace en Williams. Durante todo este periodo, Senna, que viene de una acaudalada familia brasileña, tiene bastante claro que aunque el dinero le facilitó la llegada a la Fórmula Uno, él tenía que estar a la par de los pilotos y probar que era competitivo. Su primer triunfo con Toleman, en Mónaco, corriendo con un auto inferior, es un claro ejemplo de su talento. Simplemente era un genio, que solo buscaba ir más rápido, muchas veces entrando en consciencia de que al subirse al auto, su pasión era tan grande que simplemente se dejaba llevar.

Así es como también comienza su rivalidad con otro gran piloto que se contrapone completamente al estilo de Senna, Alain Prost, sirviendo de excelente contrapunto para mostrar como Senna va madurando y va conociendo ese lado oscuro de la Fórmula Uno, donde las decisiones siempre favorecían al que estaba del lado de los dirigentes. Prost fue conocido como «El Profesor», dada su vasta experiencia en todos los ámbitos de la competencia. Sabia moverse con la política, con el dinero, con los medios, corría con una técnica muy pulida, con un estilo bastante «ortodoxo» de conducción y era el piloto a vencer; si debía salir 5to para asegurar un campeonato, ahí estaba el en el 5to lugar. Senna era el nuevo, el inocente, el joven apasionado, sin miedo a arriesgarlo todo y era su estilo, el sabor que le daba a las carreras, como bailaba con el auto en la lluvia, llevándolo por toda la pista.

Era esta contraposición la que reflejaba la hostilidad del medio. Como Senna se revelo frente a tantos consejos y reuniones que tomaban decisiones sospechosas. Y así fue como llegó su grandeza. Revelándose un poco contra el sistema, le llevó una alegría jamás pensada a su tierra, en un periodo de corrupción, pobreza y falta de unidad. Senna se transformó en un hombre que con su ley de vida, su amor por su gente y por los suyos, se transforma en un ejemplo a seguir. Su partida el año 1994 con el Williams FW16 número 2 en la curva de Tamburello, durante el Gran premio de San Marino se lo llevó todo. Nos dejó el recuerdo, pero las cosas serían muy distintas si todos fuésemos un poquito más como Ayrton.

La muerte de Senna marca una transición en la Formula Uno. Claro, la seguridad en los circuitos y pilotos aumentó, de manera que Senna fue el último piloto en morir durante una competencia, pero por el lado de la política y el dinero, bueno, es cosa de revisar cómo se han sucedido los últimos 4 años de la competencia. La pasión comenzó a decaer, la Formula Uno comenzó su descenso hasta el punto de transformarse en un show plano. No pasa por las asistencias electrónicas, no pasa por los cambios de neumáticos o la llegada de nuevos equipos, pasa por un tema de actitud, algo que ha sido bastante intermitente en estos últimos 8 años.

En resumen, un documental imprescindible, por el excelente material con las carreras y entrevistas de aquella época, además de ser una excelente pieza audiovisual. Es muy difícil narrar historias con material de archivo, más que con material original, por lo que la historia de Ayrton brota con una efervescencia natural.

Ex-Editor y Test Driver - La grua se lo llevó a la competencia, despues de 6 años defendiendo los colores de la Escuderia Naranja. Sin embargo, en su corazón, todos sabemos que es de los nuestros. En Twitter es @absolutbeer

Forgot Password